EL ORDEN DIGITAL

lunes, 18 de agosto de 2014

OSVALDO BAYER, COMO ACTOR, SORPRENDIO AL PUBLICO DE PUERTO DESEADO

El actor Lucio Cerdá tiene la responsabilidad de encarnar al escritor Osvaldo Bayer con sus cabellos blancos y una edad de aproximadamente ochenta años.
Esto sucede con el elenco del teatro nacional Cervantes en la obra de Rubén Mosquera “Las putas de San Julián”.
“Tener a Osvaldo al lado es tener al maestro en muchos sentidos para nosotros; nos convirtió a nosotros en otra clase de personas, más sensibles, más pensantes, fue una experiencia única”, declaró al terminar la función en el cine teatro Español de Puerto Deseado.
El numeroso público que se encontraba en la sala tuvo una gran sorpresa y vivió la emoción de ver que, junto a los dos actores que lo representan, aparecía el mismísimo Osvaldo Bayer.
Con un paso lento pero con la firmeza de siempre, reafirmó las convicciones de toda su vida y, al decir de Cerdá “a la vez que un gran historiador, es un actor nato”.
Comentó el recorrido guiado que hicieron por el circuito “De cara a la livertá” señalando que “nos llevaron por lugares donde la historia está viva, y de esa manera se resignifica todo el espectáculo al venir a Puerto Deseado... es una experiencia que no nos vamos a olvidar por muchos años”. 





Larga ovación
Una larga ovación del público coronó la presentación, auspiciada por la Subsecretaría de Cultura del municipio. Osvaldo Bayer recibió a los medios locales tras la función, y reflexionó con humor: “fui por primera vez actor de teatro a los ochenta y seis años, un poquito tarde, pero me gusta, me encanta, tiene un encanto especial estar allí arriba y mirar al público”. “Me gusta esta versión teatral de Rubén Mosquera”, agregó.
Consultado sobre los hechos que narra la obra teatral y que no pudieron ser incluidos en la película “La Patagonia rebelde”, confirmó su idea de que podrían ser parte de una remake del filme tan laureado y prohibido.
“Yo le propuse al director Olivera de hacer ahora el final que fue prohibido y dar los dos finales, cuando los ingleses le cantan a Varela y cuando las putas rechazan a los soldados, y creo que sería un gran éxito, pero Olivera me dijo: -hemos sufrido tanto con esta película, que no quiero revivir lo mismo... Vamos a ver si lo hacemos”, comentó, poniendo de relieve su satisfacción por estos reconocimientos en distintos lugares del país después de su exilio y las persecuciones que sufrió.
Uno de los momentos inesperados de la función se dio cuando el actor Lucio Cerdá mencionó que la ex calle Roca en Puerto Deseado fue rebautizada como Osvaldo Bayer. Un aplauso espontáneo surgió desde las butacas y obligó a detener por algunos instantes el diálogo entre los personajes que representan al prestigioso historiador.

Sensibilidad
El autor y director de la obra, Rubén Mosquera, comentó que “este proyecto resultó para todos los que participamos, un espacio de militancia teatral, que hizo poner el cuerpo a las actrices hasta el límite mismo del dolor físico, a los golpeadores a padecer por enfrentar la propia anatomía a sentir como lo hace un torturador, y al conjunto a estar al borde de la sensibilidad a flor de piel pasando por el cuerpo los recuerdos y los valores íntimos y personales, para contribuir a una historia que nos interpela como sociedad”.