EL ORDEN DIGITAL

viernes, 25 de julio de 2014

Conarpesa firmó con China un contrato de venta de productos pesqueros por 42 millones de dólares Conarpesa firmó con China un contrato de venta de productos pesqueros por 42 millones de dólares 11:11 - Alvarez Castellano rubrica acuerdo para la venta de langostino y calamar a China. Aumentar tipografiaReducir tipografiaImprimirRecomendar nota 11:11 | Al referirse al acuerdo, el empresario comentó que el viernes fue invitado a la cena que hizo la Presidenta de la nación en honor al mandatario chino que arribó al país con una delegación de empresarios, y luego el sábado por la mañana en el hotel Panamericano se oficializó la firma de acuerdos comerciales entre ambos países por numerosos productos, pero en el caso de Conarpesa fue por la compra de langostino y calamar por 42 millones de dólares. Alvarez Castellano se mostró entusiasmado con la rúbrica de este contrato millonario y recordó que en el 2004 acompañó al entonces presidente Néstor Kirchner en la primera gira que hizo por los países asiáticos. “Yo viajé con el ex presidente Kirchner con una delegación de empresarios y cuando llegamos ahí no sabíamos ni a qué íbamos, pero como estábamos con las autoridades argentinas y acompañábamos y seguimos acompañando aquel proyecto no dijimos nada, aunque parecíamos más turistas que otra cosa, y después de 10 años fíjate cómo cambió la situación que ahora el año pasado ya vendimos una parte muy importante de nuestra producción a China y este año esperamos vender mucho más, o sea que lo que hace diez años hizo el ex Presidente no era ninguna locura”, reflexiono. Creación de mano de obra Consultado si la rúbrica de ese convenio generará más empleo en las plantas de Conarpesa, el empresario indicó que “no hay dudas que será así”. “El lunes viajé a Puerto Madryn con una delegación de China de tres empresas, una de las cuales había firmado con nosotros, estuvimos visitando la planta de Rawson, la de Madryn y no fuimos a Caleta porque no había tiempo, pero la generación de trabajo es algo que siempre está presente” dijo, y acotó que la idea de los empresarios chinos es que el producto exportado vaya con empaque final. “Antes China era un país manufacturero pero cada vez les cuesta más utilizar mano de obra barata, así que ya estuvieron dándome algunas ideas de cómo envasar para que fuera desde Argentina el producto final al consumo en China, con lo cual es obvio que toda esa demanda de valor agregado va a potenciar la mano de obra en las plantas”, indicó. Posible venta de la planta de Omega 3 Al hablar sobre la planta de Caleta Paula dijo que en la medida que los trabajadores conformen una cooperativa les irá suministrando materia prima. Reconoció además que está en conversaciones con una empresa importante que quiere alquilar con opción a compra la planta de Omega 3 y también le interesa hacer productos en lo que sería la planta procesadora. “Todavía no puedo hablar hasta que no tenga mayores precisiones, pero obvio que toda mi intención y mi esfuerzo están enfocado en ver si puedo darle productividad a la planta de Caleta Paula, lo voy a hacer por agradecimiento a la provincia y por la gente misma, porque me parece que no hay mejor satisfacción que dar mano de obra, que la gente pueda trabajar, que tenga un trabajo digno y no ande mendigando subsidios”, finalizó

Al referirse al acuerdo, el empresario comentó que el viernes fue invitado a la cena que hizo la Presidenta de la nación en honor al mandatario chino que arribó al país con una delegación de empresarios,  y luego el sábado por la mañana en el hotel Panamericano se oficializó la firma de acuerdos comerciales entre  ambos países por numerosos productos, pero en el caso de Conarpesa fue por la compra de langostino y calamar por 42 millones de dólares.
Alvarez Castellano se mostró entusiasmado con la rúbrica de este contrato millonario y recordó que en el 2004 acompañó  al entonces presidente Néstor Kirchner en la primera gira que hizo por los países asiáticos. “Yo viajé con el ex presidente Kirchner con una delegación de empresarios y cuando llegamos ahí no sabíamos ni a qué íbamos, pero como estábamos con las autoridades argentinas y acompañábamos y seguimos acompañando aquel  proyecto no dijimos nada, aunque parecíamos más turistas que otra cosa, y después de 10 años fíjate cómo cambió la situación que ahora el año pasado ya vendimos una parte muy importante de nuestra producción a China y este año esperamos vender mucho más, o sea que lo que hace diez años hizo el ex Presidente no era ninguna locura”, reflexionó.

Creación de mano de obra
Consultado si la rúbrica de ese convenio generará más empleo en las plantas de Conarpesa, el empresario indicó que “no hay dudas que será así”.
“El lunes viajé a Puerto Madryn con una delegación de China de tres empresas, una de las cuales había firmado con nosotros, estuvimos  visitando la planta de Rawson, la de Madryn y no fuimos a Caleta porque no había tiempo, pero la generación de trabajo es algo que siempre está presente” dijo, y acotó que la idea de los empresarios chinos es que el producto exportado vaya con empaque final.
“Antes China era un país manufacturero pero cada vez les cuesta más utilizar mano de obra barata, así que ya estuvieron dándome algunas ideas de cómo envasar para que fuera desde Argentina el producto final al consumo en  China, con lo cual es obvio que toda esa demanda de valor agregado va a potenciar la mano de obra en las plantas”, indicó.

Posible venta de la planta de Omega 3
Al hablar sobre la planta de Caleta Paula dijo que en la medida que los trabajadores conformen una  cooperativa les irá suministrando materia prima. Reconoció  además que está  en conversaciones con una empresa importante que quiere alquilar con opción a compra la planta de Omega 3  y también le interesa hacer productos en  lo que sería la planta procesadora.
“Todavía no puedo hablar hasta que no tenga mayores precisiones, pero obvio que toda mi intención y mi esfuerzo están enfocado en ver  si puedo darle productividad a la planta de Caleta Paula, lo voy a hacer por agradecimiento a la provincia y por la gente misma, porque me parece que no hay mejor satisfacción que dar mano de obra, que la gente pueda trabajar, que tenga un trabajo digno y no ande mendigando subsidios”, finalizó.

TIEMPO SUR