EL ORDEN DIGITAL

viernes, 25 de abril de 2014

El campo Deseado y su gente / UN LIBRO DE SANTA CRUZ SE PRESENTO EN TECNOPOLIS




   

Hace unos meses, cuando surgió la posibilidad de llevar libros editados en Puerto Deseado a ese portentoso paseo científico y cultural llamado Tecnópolis, no era fácil imaginar que llegaríamos. Sin embargo, las utopías a veces se concretan, y un sello editorial santacruceño logró un espacio importante en ese prestigioso ámbito.
    Las grandes distancias, las ocupaciones diarias y otras razones sumaban complicaciones, pero cuando supe que el mismísimo Secretario de Estado de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, había insistido para que pudiéramos llegar, retomé la idea y consideré que era importante llevar los textos de Ediciones culturales El Orden, contar cómo se sostiene un proyecto editorial desde una población de menos de veinte mil habitantes, con libros que no revelan intimidades de famosos ni buscan ser "best sellers" y hablar de nuestro lugar.
    Esta iniciativa fue escuchada y respaldada por Andrea Rodiño, Secretaria de Estado de Cultura de Santa Cruz, que hizo un gran esfuerzo personal, en un viaje fugaz, con una estadía de pocas horas, pero que con su presencia le puso un sello institucional a nuestra exposición.
   
    Seleccionado
    El libro seleccionado fue "El campo Deseado y su gente", una recopilación de textos muy variados y significativos sobre el poblamiento de la zona rural en la comarca de Puerto Deseado, desde 1884 hasta los años recientes. Fue un placer destacar, ante el público y en las charlas con distintos referentes de la cultura, que esta publicación contó con un importante auspicio del Gobierno de la Provincia de Santa Cruz, a través del Gobernador Daniel Román Peralta y el Ministerio Secretaría General de la Gobernación. Sin ese apoyo hubiera sido prácticamente inalcanzable la posibilidad de imprimir el libro y obsequiar ejemplares a escuelas y bibliotecas, como habitualmente hace nuestro sello editorial.
    El coordinador del café literario en Tecnópolis, Mariano Dorr, destacó su asombro ante la magnificencia del paisaje deseadense al recibir el folleto recientemente editado por la Dirección Municipal de Turismo. La inquietud de subir a un escenario que acababa de poblar la gran poetisa Diana Bellesi, en medio una sucesión de presencias notables, dio paso a la presentación del texto, con un repaso del gran arreo de 2500 ovejas, por tierra, durante tres meses, realizado en 1885 por el mayor Laciar, iniciando el poblamiento de lanares en la zona deseadense, y el sacrificio de los primeros pobladores, entre ellos el primer comisario de la colonia, Antonio Oneto, fallecido pocos meses después del arribo, y Juancito Jenkins, de dos años, el primer niño fallecido en el lugar.
   
    El público
    No estaba solo en el escenario, porque no iba a hablar de mí, sino de mi pueblo, su gente, su trabajo. La presencia del ex diputado provincial Juan Carlos Martínez y un grupo de gente de Deseado, y de un público que se interesó en los temas tratados, dio un marco de respeto y atención a la charla. Gente de Entre Ríos, de Mendoza y de varias provincias, se acercó a formular consultas y a proponer proyectos en conjunto.
    Tras la presentación formal, la charla se hizo más personal, y se distribuyeron gratuitamente numerosos ejemplares de "El campo Deseado", "Andrés Randisi sembrador de esperanzas", "100 haikus met" (de Hugo Gandolfo), Cuadernos Culturales Deseadenses y otras publicaciones del mismo sello editorial, lo que sorprendió gratamente a quienes se encontraban en el café literario.
   
    Los stands
    Antes del cierre pudimos visitar los stands dedicados a Arturo Jauretche, Macedonio Fernández, Luis Alberto Spinetta, el General José de San Martín, Aníbal Troilo, Goyeneche y el papa Francisco. En ese entorno de historia, cultura, poesía, múisica y diversas expresiones de la palabra, pudimos contar sin altisonancias algo de nuestro Puerto Deseado y nuestra Santa Cruz. La tarea estaba cumplida. "La palabra incluye", era el lema, y esta vez nuestro pago chico y nuestra provincia grande encontraron un espacio de inclusión.

    Mario dos Santos Lopes