EL ORDEN DIGITAL

jueves, 17 de abril de 2014

ARCHIVOS/ Cuando muchos callaron, el semanario EL ORDEN siempre promovió el desarrollo de Puerto Deseado



Agua y Gas


Dos problemas de notable trascendencia nos ocupan hoy: el del agua y gas, que en algunos meses más deberán afrontar nuestras autoridades, para tratar de darle solución y llevar así seguridad a la población de Puerto Deseado. Le consta a las mismas y es pública y notoria la iniciación de las actividades de Pescasur a corto plazo y la prosecución de los trabajos hasta sus finales de la pista comercial, que realizan conjuntamente la Provincia, Fuerza Aérez y la Municipalidad, en las instalaciones que mantiene el Aero Club local.
A ellos se suma la necesidad de C.A.P., que de acuerdo a la faena que lleva realizada, hace pronosticar que la zafra (78/79) tendrá un tiempo mayor de duración que las normales de épocas anteriores, manteniendo así un importante sector de trabajo en Puerto Deseado.
Deben destacarse también en las inquietudes que nos llevan a realizar esta nota, el plan de obras públicas (86 viviendas) que asegura plena ocupación a un grupo de personas en los próximos meses. No podemos excluir en esta «invasión» de gente a nuestro pueblo las tareas que viene desarrollando ENTEL, y que permitirán tener un sistema de telediscado automático, que igualarán a Deseado con las mejores comunicaciones telefónicas que posee el resto del país.
Estimamos correcto que si asignamos un plan de prioridades para nuestra ciudad, donde deben proveerse futuras demandas de lo que habitualmente se denomina infraestructura, no nos cabe la menor duda que el AGUA en primer lugar y el GASODUCTO en segundo término, son las obras básicas que Puerto Deseado añora y necesita hoy más que nunca.
En estos momentos tan especiales que vive la población, donde se  vislumbra un futuro de excepción, se hace necesario encarar soluciones fundamentales que «borren» definitivamente estos dos problemas, que sirven, actualmente, de barrera de contención hacia otros proyectos de factibilidad, que ofrece por sus condiciones naturales el medio presente y el valioso puerto de Deseado.
Por todo ello, pretendemos que el AGUA y el GAS, a nivel industrial, no sean un escollo insalvable para las legítimas aspiraciones de progreso de Puerto Deseado.

                                                           Florentino J. Pérez, EL ORDEN, marzo de 1979