EL ORDEN DIGITAL

lunes, 24 de marzo de 2014

Día de la memoria en Puerto Deseado/ Recuerdan a Andrés Armendáriz, secuestrado y asesinado en 1977



El Colectivo por la Memoria de Andrés Armendáriz, joven español radicado desde la niñez en  Puerto Deseado, militante de la Juventud Trabajadora Peronista, secuestrado y asesinado el 26 de marzo de 1977 en Buenos Aires, por la dictadura cívico militar, ha convocado a los actos organizados por el Departamento de la Juventud y Asuntos Estudiantiles de la Municipalidad de Puerto Deseado, con la participación de las escuelas secundarias, que se realizaran los días 24 y 25 de marzo, en conmemoración del día de la Memoria.
"Familiares, amigos, compañeros, profesores, vecinos, y conocidos del pueblo que supieron de sus valores y compromiso con la comunidad y con las esperanzas de miles de jóvenes, están llamados a ir desde donde estén, a dar testimonio y recordarlo. Quienes no puedan asistir, pueden escribir un mensaje, un recuerdo, anécdotas que alienten este sacar del olvido, recuperar la memoria", agrega el texto de la convocatoria.

La fuerza de los recuerdos
El escritor deseadense Oscar Bidabehere, quien integra la delegación que presidirá los actos a realizarse los días 24 y 25, recuerda el último encuentro con su amigo y compañero de juventud Andrés Armendáriz, en noviembre de 1975, y resume así su vida y su trágico final:
"El 26 de marzo de 1977 fue asesinado por la dictadura cívico militar, nuestro compañero Andrés María Armendáriz Leache. Nuestro amigo había llegado con su familia a Puerto Deseado en el año 1958, era un niño de diez años y aquí hizo su escuela primaria y la secundaria en el Colegio Nacional de Comercio “17 de agosto”.  Profundamente religioso, tuvo una entrañable relación con los salesianos, quienes fueron sus guías espirituales. Participó en el nuevo templo cuando hubo que poner los vitraux. Fundó la Acción Católica, participó del Movimiento –Familiar Cristiano. Como muchos de nosotros recibimos alborozados a los misioneros que  en 1962 trajeron la buena nueva del Papa Bueno, Juan XXIII y los aires de renovación del Concilio Vaticano II. Caminó los barrios más humildes de nuestro pueblo llevando la palabra de Cristo y el Sermón de la montaña. Encabezó numerosas peregrinaciones a la gruta de Lourdes, visito la cárcel y el hospital.
Al emigrar a Buenos Aires, a estudiar y trabajar, se enroló en la Juventud Trabajadora Peronista, sin abandonar sus creencias y su fe de cambio, para traer la reivindicación de los desposeídos. Su vocación de cambio la llevó en profundidad, sin guardarse nada, hasta ofrendar su vida, si es preciso, por los condenados de la tierra.
Los esbirros del régimen de Videla y Massera le arrebataron la vida, fieles a sus designios de favorecer a los poderes económicos que segaron los sueños de miles como él. En el año 2006, en silencio, su familia depositó sus cenizas en las aguas que bañan la Cueva de los Leones, y desde ahí interpelan a nuestra comunidad para que la desmemoria no sepulte su recuerdo.
Fue el único detenido desaparecido y asesinado por la dictadura que vivió en nuestro pueblo. Se lo debemos a las nuevas generaciones, no contaminadas de la hipocresía de muchos, y que añoran vientos de cambio y esperanza".

Programa de actividades
El programa es el siguiente: acto protocolar, lunes 24 de marzo a las once de la mañana con la inauguración de la Plaza de la Memoria, junto a la municipalidad, descubrimiento de placas y palabras alusivas de autoridades y un integrante del Colectivo por la Memoria. A las dieciocho habrá una charla debate en la Estacion del Ferrocarril, desarrollada por el Colectivo de la Memoria.
El martes 25 la delegación visitará a las escuelas secundarias para departir con alumnos y docentes.