EL ORDEN DIGITAL

lunes, 24 de febrero de 2014

Cura que apoya el corte de ruta en Caleta dijo que le pidieron “que desinflara el piquete”

Cura que apoya el corte de ruta en Caleta dijo que le pidieron “que desinflara el piquete”

Cura que apoya el corte de ruta  en Caleta dijo que le pidieron “que desinflara el piquete”
Share on facebook
El párroco de Caleta Olivia, Néstor Zubeldía participa activamente de la comisión de vecinos autoconvocados que cortan la ruta en reclamo de agua. “Vengo aquí atendiendo a mi deber, salí a buscar a mis ovejas. Todas estaban acá y yo debo estar acá. Es lo que nos dice el Papa constantemente”, indicó. 

Siguiendo los pasos del Padre Juan, el diácono Guillermo Anderson y tantos miembros de la comunidad católica de Caleta Olivia, el párroco de la ciudad acompaña a los vecinos en el corte de ruta.  En este sentido, fue convocado por la municipalidad para participar de la convocatoria del comité de emergencia. Al respecto manifestó: “Estuve reunido con el Intendente en el puerto, la verdad no se bien para que me llamaron, pero asistí sin dudar cuando vi que iban los miembros de SOS agua ,porque para mi son una garantía.  En esa reunión nunca nos dejaron nada claro. Lo que si, me pidieron, -en un principio e informalmente- una de las personas que asistía a la reunión, que desinflara el piquete”. Frente a esta situación el padre manifestó que él no lo convocó al corte de ruta pero que, además, debía acompañarlo: “Vengo aquí atendiendo a mi deber, salí a buscar a mis ovejas. Todas estaban acá y yo debo estar acá. Es lo que nos dice el Papa constantemente”. En este sentido, Zubeldía recordó al diácono Guillermo Anderson: “Siempre estuvo comprometido en las luchas sociales, nunca dejó la ruta ni la calle”.
En relación a la postura del gobierno provincial frente a la crisis que atraviesa la localidad, el sacerdote señaló: “Me quedan claro dos cosas: una que me sigue quedando en claro que la reacción de los gobernantes no fue por el corte de agua sino la solución hubiera llegado hace años. La preocupación de ellos fue, por el corte de ruta. Felizmente que ahora reaccionaron. Fuimos corridos hacia el corte de ruta. No te queda otra es lo único que te permite ser escuchado. Es lamentable tener que llegar a esta situación”.
Por último, el párroco señaló remarcó que siempre ha participado con entusiasmo viendo como estas personas, sin ser expertos en el tema del agua, se desempeñan con mucho conocimiento claro en la materia. “Cuando algo te duele desde hace mucho tiempo, no se puede chapucear, y esta gente no chapucea.  Han sido dejado de lado, recibidos malos tratos y hasta ninguneo, lo que me parece lamentable”, advirtió.
 (Lucrecia Sotelo para El Diario Nuevo Día).