EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 29 de enero de 2014

Videos, hackers, intimidad y anonimato en Internet, analizados por Ricardo Muñoz Larreta



"Hoy es más seguro enviar una carta que un correo electrónico"


    En medio de las denuncias y el debate producido en medios nacionales a partir de la divulgación de fotos íntimas de personajes de la farándula, el técnico en informática y desarrollo de software Ricardo Muñoz Larreta, reconoció que "en general la palabra “hacker” tiene connotación negativa pero la actividad de hacking es justamente introducirse en los sistemas de información, no importa la estructura y la arquitectura del mismo para obtener información de esos sistemas". "Puede ser hacker en sentido negativo con el robo para obtener luego beneficios en base a eso o lo que se llama también el etical hacking o “hacking ético” traduciéndolo de alguna manera que se encarga de buscar las vulnerabilidades en un sistema para luego subsanarlas", aclaró.
   
    Videos íntimos
    En este sentido, y con respecto a los contenidos que pueden ser vulnerados o divulgados, el experto subrayó que "es un error, eso de pensar que “mi” información no tiene importancia. Toda la información tiene importancia", para advertir que "un informático lo que hace en definitiva es proteger la información de su cliente o de la empresa para la cual trabaje". En diálogo con el programa radial DESEADO REVISTA puso como ejemplo "la cantidad de casos que hubo de información justamente que se saca de computadoras personales y que luego se difunden tanto para hacer daño, porque sí o para difamar o incluso para extorsionar. Hace poquito el caso más famoso fue el de Florencia Peña o Fátima Florez, que les publicaron un video intimo".
    "Uno tiende a subestimar la importancia de esa información pero hay que imaginarse el impacto que tiene en una familia la divulgación de ese tipo de información.  ¿Cómo medimos en dinero el daño que se puede provocar a una familia por ese tipo de actividades? En una empresa sí. Tenemos formas de medir económicamente el valor de nuestra información pero a nivel personal no tiene, me parece, no se puede valorizar. Por eso toda información es importante y toda información debe ser protegida", reflexionó.
   
    No hay anonimato en Internet
    Puntualizó que "hay dos maneras de proteger esa información. La primera y  la más importante es no dejarla justamente en las computadoras personales con acceso al público y si va a tener acceso al público, hay que codificarla", acotando que "prácticamente no hay contraseña que sea inviolable. Todas las contraseñas son descifrables".
    El técnico, encargado de mantenimiento y redes en varias empresas y entes estatales en Puerto Deseado, sostuvo en la entrevista que "ya no hay secretos en el mundo. Desde que se inventó la informática se terminó el anonimato. Nadie es anónimo .Cada vez que ingresamos a Internet o que interactuamos con la red, en una red social, dejamos de ser anónimos". Fundamentó sus conceptos en que "al contrario de lo que uno cree que Facebook, Twitter, Whatsapp y todo ese tipo de tecnologías nos brindan un anonimato para manejarnos y poder expresar cosas que de otra manera no lo haríamos, es todo lo contrario". "Desde que se inventó el primer servidor de internet se terminó lo que se llama la privacidad y el anonimato. Nadie es anónimo. Todos tenemos lo que se llama la huella electrónica y es fácilmente registrable. Yo puedo seguir la historia de la huella informática de determinado individuo y saber lo que hace... las empresas lo hacen, lo hacen gobiernos para saber cuáles son los gustos de esa persona, cuales son las inclinaciones, con quien interactúa, de qué habla, qué dice, qué intereses tiene y demás".
   
    "Ley patriota"
    Otro aspecto que hizo notar fue el hecho de que "Facebook, Google y otras empresas más tienen algunas demandas porque de hecho ellos adhieren a lo que se llama la “ley patriota” que es la ley norteamericana luego del 11 de septiembre, que permite vulnerar los derechos civiles de los individuos o teniendo esa información de estos grandes servidores, de donde pueden sacar información privada sobre actividades y demás".
    A esta altura recomendó: "tenemos que manejarnos en la red como nos manejamos en la vida privada. De la misma manera, con la misma ética, con los mismos cuidados y demás. Así como se ve este punto negativo donde se pierde evidentemente la privacidad, que estamos sujetos a sufrir un ataque de este tipo también es cierto que se puede seguir el rastro de un montón de malas actividades. Por suerte hoy lo que es la policía informática ha avanzado mucho, sobre todo en lo que son delitos hacia la minoridad, de abusos, extorsiones y demás. Por suerte son fácilmente identificables". "Nadie que envíe un mail, un mensaje o que se cree una cuenta falsa puede pasar desapercibido si la otra persona, la que está interesada, quisiera identificarlo, no va a poder. Más tarde o más temprano esas personas son identificadas y de hecho lo vemos a diario como caen todos los días este tipo de personas", insistió.
   
    Todo es rastreable
    Ante la consulta sobre la vulnerabilidad de la correspondencia en papel y la de los correos electrónicos, Muñoz Larreta resumió que "toda transmisión de datos es rastreable, detectable. De hecho hay empresas que se dedican a eso. No existe tal cosa. Hoy es mucho más seguro enviar un mensaje por papel como la ha sido siempre que vía electrónica. Vía electrónica está sujeto a la detección desde cualquier parte del mundo".