EL ORDEN DIGITAL

jueves, 28 de noviembre de 2013

TEMPORADA DE VELEROS EN LA RIA DESEADO/ LA LANCHA YAMANA AUXILIO AL FARAWAY, DE CIUDAD DEL CABO



 Siete veleros de distintas nacionalidades se encontraban ayer fondeados en la ría Deseado, en inmediaciones del denominado "Muelle de Ramón", próximo al Club Náutico Capitán Oneto. Uno de ellos, el "Faraway" procedente de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, que viaja con destino a la Antártida con cuatro tripulantes, sufrió una complicada situación durante el fin de semana pasado, pero fue auxiliado por expertos navegantes de la ciudad.
 Uno de los tripulantes del velero sudafricano, Omar Sánchez, médico cardiólogo, admitió que fueron sorprendidos por el temporal "a pesar de que uno lee las experiencias de los navegantes previos sobre la corriente en la ría, la turbulencia del viento, el viento que va y viene". Relató que "en algún momento teníamos que salir del fondeadero, del otro lado de la ría, estábamos con dos anclas y cuando soltamos una de las anclas, había mucha más corriente de la que nosotros en principio estimamos, y quedamos montados con la hélice sobre la cadena del ancla secundaria, y por efecto de la corriente se hizo un pequeño rollo".
 Comentó que el propietario de la embarcación " tiene una cosa fantástica que es una pequeña cámara submarina, así que con un palo de escoba y la cámara pudimos ver lo que pasaba abajo y nos dimos cuenta que no había que tocarlo, y por eso lo contactamos a Marcos Oliva Day, de la Fundación Conociendo Nuestra Casa, que nos dio la solución porque estábamos sin tracción, necesitábamos a alguien que nos ayudara a salir del lugar para sacar el ancla, y secundariamente hacer el buceo para desenrollar el ancla".

 Rescate
 Oliva Day los contactó con el patrón de la lancha Yamana, el práctico del puerto local Miguel Yrigoyen "y en ese momento como soplaba más de la cuenta el puerto estaba cerrado y cuando abrió el puerto a los cinco minutos vino con el Yamana, que realmente lo maneja como si tuviera un joystick, es fantástico el gobierno que tiene sobre ese monstruo acuático". En este contexto indicó que "la corriente en la ría se llevaba todo y el viento se llevaba todo para el otro lado, lo que hacía doblemente difícil la maniobra". Agregó que "gracias a eso pudimos levantar el fondeo, nos llevó hasta el muelle comercial, y ahí en menos de cinco minutos se calzó el traje de neoprene  a bucear  con visor de snorkel sin tanque, y a sacar las sucesivas vueltas de cadena, y para nosotros la gran noticia del viaje es que no habíamos roto nada".
 Al hacer público su agradecimiento a quienes actuaron rápida y eficazmente para resolver el problema, acotó que "repetimos un poco la experiencia que nos pasó en Puerto Madryn, porque en estos lugares falta un poco de infraestructura para los navegantes, quizás una pequeña pared que sirva de muro de contención de la ola, en proximidades del puerto o las proximidades de los clubes náuticos, hubiera evitado todos estos problemas, que para nosotros romper algo en un barco que no es hecho en Argentina y prácticamente acá no hay ningún repuesto hubiera generado todo un problema y eventualmente cancelar la expedición o pasarla al año siguiente".

 Infraestructura necesaria
 Tras destacar que Puerto Deseado es "el destino obligado para el Sur", anticipó que "nosotros somos la primera ola que llega, en Mar del Plata nos encontramos con veinte veleros que están viniendo, en Necochea hay cinco más que están viniendo". Sobre la posibilidad de contar con una pared de contención para estas embarcaciones o un muelle para los gomones manifestó que "no es tanto el dinero que esas obras demandan y realmente dan un servicio importante", planteando que "en nuestro caso somos gente con muy buen estado físico, somos tres buzos, un nadador duro  y tuvimos muchos problemas a la hora del desembarco en Madryn y acá también, porque nosotros podemos pasar mucho tiempo en el barco, pero las normas existen y nosotros tenemos que venir a hacer los papeles de Prefectura, tenemos que hacer el nuevo despacho para el Sur, y eso hay que hacerlo con un gomoncito con el viento y la corriente que te toque, y si no lo hacés en el momento oportuno se te va la ventana de tiempo adecuado para ir al Sur y otra vez a esperar los tres, cuatro, cinco días".