EL ORDEN DIGITAL

martes, 26 de noviembre de 2013

Peralta espera que Capitanich lo llame para encausar el diálogo con la Nación

La Provincia tiene grandes expectativas en ser convocada por el nuevo coordinador nacional. La agenda de Peralta incluiría la necesidad de tomar deuda y la reactivación de la obra pública.
Daniel Peralta había respaldado fuertemente a Capitanich como coordinador nacional. (Foto J.Riquelme)
Ayer, el flamante jefe de Gabinete confirmó que la próxima semana habrá una ronda de diálogo con gobernadores, incluidos los opositores Santa Cruz aguardará su turno y desde el Ejecutivo ya morigeran el tono.
Habiendo tomado nota del descontento manifestado en las urnas, el último 27 de octubre, el Gobierno provincial se prepara para volver a encausar el diálogo con el poder central, con el que mantiene un fuerte distanciamiento desde el 29 de diciembre de 2011, en la intentona de aplicar un ajuste económico que incluía la modificación del régimen previsional.
Peralta fue quien desde el terruño celebró con mayor efusividad la llegada de Capitanich a la Jefatura de Gabinete, cuestión que sin dudas responde a que el funcionario es reconocido por los gobernadores como un par a partir de su gestión de seis años en Chaco.
El mandatario no tiene dudas que Capitanich sabrá “escuchar a los gobernadores” con quienes planteará “un esquema de discusión con cosas que nos pasan”, dijo.
Pero la construcción de consensos es hoy un tema que se analiza no sólo para salvar la coyuntura, en la que, por cierto, la Provincia busca que la Nación otorgue una ayuda no reintegrable de 320 millones de pesos aproximadamente para hacer frente al pago de aguinaldos, sino que, por otra parte, responde también al reconocimiento de que ni el FpV ni el PJ podrían retener la Gobernación por separado.
El Gobernador aspira hoy a enfriar la confrontación con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y si bien esto no cambia las diferencias que mantiene con el bloque del FpV en Diputados, es evidente que su discurso ha virado en pos del diálogo con La Rosada.
En este punto, vale mencionar que según pudo saber este diario, el Gobierno ya prepara la agenda que pretende discutir en Buenos Aires. El llamado de Capitanich se presenta como un inmejorable punto de partida para revertir cuestiones que cayeron por la inercia de la interna, aunque hoy se argumente que responden lo económico.
La reactivación de la obra pública y la ejecución de los planes de viviendas son un punto clave para Santa Cruz, así como también la posibilidad concreta de discutir en términos políticos la necesidad de tomar deuda pública, tal como lo hicieron varias provincias del país, entre ellas la vecina Chubut.


PRENSA LIBRE