EL ORDEN DIGITAL

martes, 12 de marzo de 2013

ALEJANDRO CRUCICH Y NESTOR MILOS, DOS NUEVOS PILOTOS FORMADOS POR EL RECONOCIDO INSTRUCTOR JOSE LUIS PEREZ


 Tras cumplir con las horas de vuelo establecidas y las exigentes normativas en la instrucción, dos nuevos pilotos estarán al servicio del Aero Club Puerto Deseado. Hace unos años la entidad se había ido debilitando por falta de recursos y de vecinos dispuestos a integrar su comisión hasta que algunas emergencias sanitarias graves impulsaron a reactivarla.


 Como producto de esta nueva etapa, la semana pasada recibieron sus credenciales los pilotos Alejandro Mateo Crucich y Néstor Milos. "En realidad recién empezamos... yo tengo una licencia de piloto privado de avión para monomotores terrestres de hasta 5.750 kilos", explicó Crucich, quien además se desempeña como conductor del informativo Latitud 47, que se emite diariamente por el canal de cable Vía Patagónica.
 Mencionó que "el vuelo de examen es el primero que se registra en nuestro libro de vuelos, y se requieren unas horas más para poder llevar pasajeros", agregando que "después se sigue volando y podemos rendir otras licencias, por ejemplo para vuelo por instrumentos y nocturnos, o a las doscientas horas rendir la licencia comercial y a las quinientas el de instructor".

 Exigencias
 "La exigencia del curso es de cuarenta horas, y tengo unas cuantas más, que superan las cincuenta; no me preocupaba cuántas horas hacía sino adquirir la destreza y la experiencia, sentirme cómodo con el avión y dominarlo, más allá de la cantidad de horas", señaló. "Mi primer vuelo solo fue en enero del 2012, y tengo unas quince horas volando solo", agregó.
 Para llegar a esta instancia, ambos pilotos debieron realizar vuelos desde el aeródromo de Puerto Deseado con el inspector Marcelo del Sastre, de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), que reemplazó, en estos controles, a la Fuerza Aérea. El funcionario es el director de inspectores de la ANAC.

 Veterano instructor
 Actualmente Puerto Deseado cuenta con tres pilotos; los dos nuevos se suman al experimentado José Luis Pérez, quien cumple en este 2013 cincuenta años volando. "Aunque a nosotros, una vez por año, nos habilita un examen psicofísico para decir que estamos en condiciones de volar,  el piloto tiene que tener la suficiente capacidad, idoneidad y sinceridad consigo mismo de saber que está en condiciones de hacer un vuelo, por más que un psicofísico le diga que está aprobado".
 Antecedentes
  En el año 2009, el Aero Club de Puerto Deseado recibió a la inspectora de la Fuerza Área, Mirta Godar, para poder avanzar en los objetivos de formar nuevos pilotos y poder realizar vuelos de evacuación sanitaria dentro de la región.
  En ese momento el secretario de la institución, Alejandro Cimadevilla, explicó que la funcionaria «vino a chequear toda la documentación, revisar el aeroclub y llevarse la documentación para ver si se puede habilitar la escuela de vuelo. La inspectora «estuvo chequeando para cumplir con la habilitación de una escuela de vuelo, para lo cual hay que tener ciertas reglamentaciones en la parte legal».
 
 Normalización
 Tras varios meses de trabajo, y a partir de aportes estatales y privados, sumados al intenso trabajo de los nuevos integrantes, que se sumaron a quienes sostuvieron la institución durante varios años, el aula respectiva se encontraba en condiciones, y la funcionaria también verificó la documentación de las dos aeronaves con las que cuenta el Aeroclub, en perfecto estado de conservación y funcionamiento.
  Con respecto al avión Cherokee, la delegada de la Fuerza Aérea estuvo revisando las horas voladas. El representante de la institución recordó que «los aviones una vez al año tienen que ir al aerotaller, que en este caso el que nosotros tenemos está en Comodoro Rivadavia».
  En ese momento se determinó que los aviones estaban en regla y quedó como instructor de la escuela de vuelo José Luis Pérez, un piloto con amplia experiencia.