EL ORDEN DIGITAL

martes, 26 de febrero de 2013

MARCO ANTONIO SOLIS BRINDO UN SHOW INOLVIDABLE EN LA FIESTA DEL LAGO

1-IMG 0028Marco Antonio Solís brindo un impecable show en el cierre de la 1° Edición de la Fiesta Nacional del Lago. Un predio colmado en todo los sectores de miles de almas que han venido desde Uruguay, Chile y todo el interior de nuestro país para disfrutar de un show gratuito, que duró más de dos horas. La fiesta nacional del Lago Argentino finalizo con un show de fuegos artificiales.
El Calafate (DPM) A las 23 horas bajo la escalera que se encontraba dispuesta en el escenario, el mejor cantautor de habla hispana, Marco Antonio Solís, donde ya sus músicos estaban cada uno ocupando su lugar. Mientras en pantalla led dispuesta en el escenario se mostraban imágenes de su presentación en el Luna Park.
Hay que decir que el mejicano trajo un show de un enorme despliegue. Empezando por la banda, que incluyó una orquesta de cuerda de 30 personas en escena, entre músicos más el director, cinco vientos, tres coristas, y seis músicos entre percusión, teclas, guitarra y bajo. Ah, también sumó cuatro bailarinas de cuerpo escultural que enmarcaban una puesta en la pantalla de led, sirvieron de óptimo soporte para el impecable desempeño del mexicano.
El público, que colmo completamente el predio del festival, se mantuvo estático, sin demasiada euforia, salvo cuando artista propuso "moverse" y allí tocó timbales mientras cantó "Tú me vuelves loco". No sólo hubo baladas y canciones románticas. Hubo espacio para rancheras y corridos y ritmos folklóricos de su país.
Las nuevas canciones - "Él nunca te olvida", "En un rato más", "Mi pobre corazón", o "Ya te olvidé", fueron matizadas con los éxitos de siempre, tanto de la época de "Los Bukis" como de su etapa de solistas. "Tu amor o tu desprecio", "Tu cárcel", "Cuando de acuerdes de mí", "MI eterno amor secreto", "Más que tu amigo", fueron coreadas y bailadas por un público entusiasta, conformado no sólo por mujeres, como era lo habitual en los conciertos de Solís. Esta vez se observó una presencia creciente de varones, de todas las edades. Muchos acompañando a sus esposas o novias y otros solos que disfrutaron plenamente del show.
El cantante mexicano ofreció un espectáculo impactante, el verbo que siempre conjuga es el amor, ya sea en sus baladas romanticonas como en sus rancheritas o cumbias bien mejicanas. Y ese amor, en vivo, se convierte en un ida y vuelta con sus fanáticas.