EL ORDEN DIGITAL

lunes, 25 de febrero de 2013

CONTINUA LA INVESTIGACION POR EL FALLECIMIENTO DE DIEGO BAHAMONDE Y PODRIA HABER OTROS INVOLUCRADOS

DECLARACIONES DEL ABOGADO ROMERO AL PROGRAMA RADIAL "AZUCAR, PIMIENTA Y SAL" (FM DESIRE)

Al cumplirse el primer aniversario del fallecimiento del estibador Diego Bahamonde en el Hospital Distrital de Puerto Deseado se conocieron detalles de la causa judicial iniciada a partir de la denuncia de su viuda, Lis Martins. También formuló declaraciones el abogado patrocinante, Francisco Romero. La querella analiza la figura de "abandono de persona" y las responsabilidades de los profesionales. El juicio oral se haría en Deseado.
 
 
Lis Martins, quien era la compañera de Diego Bahamonde cuando se produjeron los hechos que terminaron con su vida, informó que sigue paso a paso la causa judicial iniciada a partir de su denuncia. La joven dijo: "voy a cumplir con lo que le prometí a Diego, quiero que se haga justicia", y destacó su conformidad con la actuación del abogado comodorense Francisco Romero. El pasado 21, al cumplirse el primer año del deceso, se rezó una misa en la parroquia local.
Consultado el abogado Romero dijo que "el señor Bahamonde en principio, como lo hemos dicho en la querella, ha fallecido como consecuencia de una mala praxis" agregando que "tenemos como principal imputado al cirujano que lo atendió en su momento, al doctor Covarrubias". El letrado afirmó que "faltan otras imputaciones", manifestando que "en su momento yo debí suspender una declaración testimonial que está prestando otro de los profesionales porque entiendo que también puede estar incurso en una omisión de atención en otra figura penal a partir de una serie de acontecimientos que desembocaron en la muerte del señor Bahamonde".
Los hechos
Entre los factores que condujeron al fatal desenlace enumeró "la falta de atención después de la operación, el hecho de ir a consultar a la guardia y que no se requiriera su historia clínica, la cuestión de que de alguna manera no se le dio importancia a los síntomas que él manifestaba tener y usted sabe que a partir de la autopsia y de un informe pericial que se hizo con una médica forense que vino especialmente de Rio Gallegos llegó a la conclusión de que ha fallecido de una septicemia y que esta tenia origen directo en aquella operación". "Eso es en definitiva lo que estamos investigando. La figura en este momento es el “homicidio culposo” pero la querella nunca ha descartado la posibilidad de ampliar la acusación al “abandono de persona” a partir de estas cuestiones que he comentado de la falta de atención al paciente en los días de riesgo post operatorio", detalló.
Otras responsabilidades
En declaraciones al programa radial "Azúcar, pimienta y sal", el abogado aclaró: "no voy a dar nombres por el momento pero por ahora el día primero de marzo tengo pensado estar por Puerto Deseado justamente haciendo el control rutinario que hacemos de la causa y si están los fundamentos poder dar el nombre del otro profesional que a mi juicio también tiene responsabilidad, quizás de otra índole, no directamente por homicidio culposo pero si por el abandono que tiene responsabilidad en el fallecimiento de Bahamonde". "Por el momento preferiría y también para respetar el derecho de defensa, visto que todavía no hay verificación completa, reservar su nombre", insistió, aclarando que "no va a ser solamente el doctor Covarrubias".
En otro tramo de la entrevista, Romero recordó que el delito de homicidio culposo "puede tener una pena máxima de 6 años y conlleva una inhabilitación para ejercicio de la profesión generalmente se regula entre los 5 y los 10 años. El abandono de persona seguido de muerte que eso fue la figura, ya es un delito que tiene otra pena, que tiene un mínimo que supera los cinco años y que por lo tanto en caso de resultar posible elevar la causa a juicio por esta figura estaríamos hablando de penas que no serian de cumplimiento en suspenso sino que serian penas de cumplimiento efectivo. Eso habrá que verlo con el transcurso de la investigación".
Alternativas
Declaró, asimismo, que "en el caso de que la calificación no pueda ir mas allá del homicidio culposo, que existe una figura básica, podría tratarse de una pena de ejecución condicional o de cumplimiento en suspenso como comúnmente se conoce en los términos del artículo 26 del Código Penal para quien no tiene antecedentes pero también podría ser de cumplimiento efectivo. Hay que llegar al juicio y hay que ver dentro del marco de las prohibiciones de los art 40 y 41 del código penal como los juevces meritúan la pena en el caso de arribar a un veredicto de condena".
Mientras se comentaba que el juicio podría producirse en el próximo mes de octubre, el abogado querellante fue cauto al indicar que "todavía estamos lejos del juicio temporalmente hablando y de hacerse se haría en el marco de la jurisdicción de la Cámara del Crimen con asiento en Caleta y seguramente como se han hecho otros juicios se hará en Puerto Deseado".