EL ORDEN DIGITAL

jueves, 23 de febrero de 2012

FUERTE OPERATIVO POLICIAL EN "MARCHA POR LA SALUD"

archa "por la salud" hacia el hospital de Deseado
Conmoción y denuncia judicial por fallecimiento de un joven estibador

    Al cierre de esta edición numerosos vecinos de Puerto Deseado comenzaban a autoconvocarse en la céntrica "Plaza del Vagón" para marchar hacia el Hospital Distrital, cuya dirección viene recibiendo durísimas críticas desde hace al menos dos años por diversos temas, entre los cuales se destacó en el 2011 el permanente éxodo de valiosos profesionales. Ahora, la situación se agravó por la denuncia presentada ante el Juzgado de Primera Instancia por los familiares de un hombre de treinta años, estibador, que falleció en confusas circunstancias durante la madrugada del martes.

    Diego Bahamonde, de treinta años de edad, había sido intervenido quirúrgicamente en el Hospital Distrital de Puerto Deseado hace unos días, tras lo cual continuó sintiendo fuertes dolores, por lo que volvió a requerir atención médica. Su hermano Darío Bahamonde, que reside en Puerto San Julián, declaró ayer en el programa radial "Deseado Revista" que, tras su llegada a Deseado, "recién a la una y media de la tarde pudimos hablar con el médico que lo había operado", en referencia al cirujano César Covarrubias, a quienes acompañaban "su anestesista y el cardiólogo".
    "En el lugar me encontré con muchos compañeros y amigos de mi hermano, porque mi hermano estaba bien; lo operaron de apendicitis el día 3 de febrero... el miércoles ingresó de nuevo al hospital, y volvió varias veces, y le daban medicamentos y calmantes, hasta que el lunes vuelve a internarse y lo operan de urgencia", relató, agregando que "según el médico le hicieron un montón de estudios y no le encontraron nada". "Entró a las doce de la noche... a las tres y media de la mañana nos dijeron que había salido todo bien, y a las cinco y media nos avisaron que había fallecido; después nos enteramos, por lo que nos dijo el médico, que falleció por dos paros cardíacos, que no resistió", siguió explicando.
   
    No hay forense
    "Durante la mañana no apareció nadie... pero una vez que la familia salió a la radio y que hicimos la denuncia, aparecieron todos", manifestó el hermano del occiso, mientras aguardaban la orden judicial para efectuar la autopsia correspondiente. Esta situación actualizó otra de las carencias que sufre la zona, ya que "no hay médico forense ni en Deseado, ni en Pico Truncado ni en Caleta Olivia, según nos dijeron".
    "La cosa no está tan clara como él dice que está", aseveró en referencia al médico Covarrubias. "Lo operó de urgencia y encontró una pus como un carozo y logra controlarla, supuestamente, todo lo más bien y salió y dijo que estaba feliz porque mi hermano se salvó... dice que volvió a entrar y le dio un paro, y después le dio otro que fue el que lo mató", continuó, añadiendo que "no estamos conformes con lo que nos dijo y pedimos una autopsia" y que "él es médico forense acá, pero nosotros le dijimos que no, que no queremos que él haga nada, por lo que decidimos dirigirnos a la Justicia para pedir que lo haga otro, que lo haga la gente de Caleta Olivia".
   
    Piden que se aparte
    Angela Bahamonde reclamó al cirujano Covarrubias -esposo de la directora del Hospital, Magdalena Covello, que "se haga a un costado y hasta que se aclare esta situación salga de su cargo, se vaya a su casa". "Su esposa llegó a las dos de la tarde a decir: "vengo a dar la cara"... nos comentó que se había enterado a las siete de la mañana y apareció a las dos", subrayó. "No queremos que este señor pueda trabajar hasta que el juez aclare la situación", agregó.
    "Yo tuve que bajar a la guardia y pedirle a la doctora Tornquist que llamara a Covarrubias, a la anestesista y a quienes estuvieron en la sala y nos expliquen qué pasó con mi hermano", recordó la mujer, planteando que "si fue un paro, tendremos que aceptarlo, pero si fue negligencia, que respondan a quien tienen que responderle, porque dejaron a tres hijos sin padre, y a una señora que el único sustento era mi hermano". "Tenemos muchísimas dudas", acotó.
   
    "No estudió para ser héroe"
    "Queremos una explicación coherente, porque el médico no sabía qué decir, miraba a la anestesista, miraba al cardiólogo, miraba al otro médico que estaba ahí escuchando lo que Covarrubias nos decía, mientras la familia le reclamaba por qué no aceptó una derivación, y el sostenía que no era necesaria, porque decía: "si yo lo estoy atendiendo, yo lo voy a curar"... él pidió una derivación para otra opinión, de otro médico, y capaz que eso hubiera cambiado y hoy yo tendría a mi hermano", razonó Darío Bahamonde, coincidiendo con su hermana en que "para mí es una falta de respeto que él vaya a trabajar como si nada hubiera pasado, como que murió uno más".
    "El le dijo a mi cuñado que "esto es como un juego... si sale bien ganamos y se salvó... pero no es así; eso significa que si lo operaba y mi hermano se salvaba él era un héroe, pero acá no venimos a ser héroes... él no estudió para ser héroe, se trata de encontrar qué es lo que sufre una persona, no de darle algo para la fiebre; mi hermano tenía una infección, y la anestesista dijo en un momento que tenía bastante desparramada la infección; después la miró y la anestesista tuvo que callarse la boca", reveló, planteando que "mi hermano estaba sano y me lo entregaron en un cajón". 
   
    Autopsia
    En este contexto Darío y Angela Bahamonde agradecieron las gestiones de los concejales Ana María Parejas y Gustavo González, que les permitieron acceder, a pesar del feriado, a una charla personal con el juez de primera instancia, Oldemar Antonio Villa. A última hora la concejal Parejas confirmó  que el cadáver del infortunado estibador será trasladado en el día de hoy a la ciudad de Río Gallegos para que la autopsia sea practicada por un médico forense del Tribunal Superior de Justicia.