EL ORDEN DIGITAL

martes, 14 de febrero de 2012

EL AUMENTO DEL PIOJO DE MAR PODRIA SER CONSECUENCIA DE LA SOBREEXPLOTACION DE LA MERLUZA

 La aparición de miles de langostillas Munidas Gregarias muertas en la costanera local fue un hecho curioso, aunque podría ser la causa de la desaparición de su depredador natural: la merluza. Esto se debería a una sobreexplotación del recurso en la provincia, algo advertido con anterioridad por las organizaciones ecologistas. De todas maneras, esto también fue dicho a este medio por grupos de pescadores, quienes remarcaron que la excesiva pesca terminó generando el desequilibrio en el ecosistema.

Langostillas muertas
La situación llamó la atención semanas atrás, luego de que en la costanera local aparecieran miles de Munidas gregarias muertas dispersas. En primera instancia, la Asamblea Ambiental Ciudadana realizó la denuncia a la comisaría segunda y a Prefectura, a fin de que se establezcan las causas de lo sucedido. Querían saber si era por una causa natural o por alguna causa contaminante, remarcando el dato de que las Munidas estaban ubicadas bajo un caño que emanaba sangre de frigoríficos en años anteriores.
“Esto es el inicio de que hay una sobre explotación de merluza, los pescadores remarcaron las redes levantan varias toneladas, siendo este el depredador natural de la Munida. Debido a esto, se puede ver una gran cantidad de langostillas en las aguas, y algunas de ellas fueron las que terminaron sobre la costa” indicaron desde la Asamblea Ambiental.
Desde la AAC señalaron un antecedente en Puerto Deseado. En dicha localidad también advirtieron que la Munida comparte hábitat con el langostino, por lo que la mencionada estaría desplazando al langostino.
En este marco, y haciendo referencia a la Munida, desde la asamblea señalaron que “le intentaron dar un valor comercial, pero el problema es que solamente el ocho por ciento se aprovecha”.

Merluza
Sobre explotación de merluza, desde la organización ambiental ya advertían sobre la problemática en años anteriores. Remarcaron que la pesca junto al turismo, son los únicos recursos que no tendrán un fin en la Provincia, comparándolos con otros como la Minería o el Petróleo.
En el mes de agosto, indicaron que: “Cuando las mineras se hayan llevado todo el oro y la plata, cuando las petroleras hayan secado todo el petróleo y el gas de nuestro suelo, cuando se haya agotado el carbón, solo el turismo y la pesca quedarán. Eso siempre y cuando, se exploten de manera sustentable y no se pierdan en el tiempo”.

Munidas gregarias
Según un informe del Inidep, los galateidos  o munida gregaria son crustáceos decápodos marinos que presentan un aspecto similar a la langosta. Esta familia está representada por 30 géneros y más de 200 especies. Dado su potencial económico e importancia trófica  es amplia la información sobre la biología de estos crustáceos en todo el mundo. Las especies de estas familias son todas marinas y bentónicas en su fase adulta y habitan profundidades que van desde la superficie del mar hasta más de los 5000 metros.
Si bién en la Argentina no está explotado comercialmente ninguna  especie  de esta familia, la langostilla o piojo de mar posee un rendimiento del  8% de su peso cocido, valor similar a los rendimientos en especie explotadas en Chile o en México.
Las langostillas poseen múltiples aplicaciones siendo utilizadas como camarón coctelero, como alimento balanceado para salmónido o como coloración para huevos de gallina.
En la plataforma continental al sur del 41º, y en especial en el Golfo San Jorge forma parte de la fauna incidental de la pesquería de la merluza y el langostino. Actualmente la Munida Gregaria es considerada un factor negativo en  la pesca del langostino, siendo señalada como la causa principal de que las capturas hayan presentado una importante disminución en el Golfo San Jorge ya que prácticamente desplazó al marisco hacia  aguas nacionales, y en ese sentido no pocos capitanes denominan a la munida como cucaracha de mar.
TIEMPO SUR