EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 8 de febrero de 2012

El asesinato de Jorge Sayago, un momento oscuro en la vida de Santa Cruz

Recordaron al comisario Sayago
Anteayer se cumplieron seis años del asesinato del comisario post mortem Jorge Alfredo Sayago. La Jefatura de Policía junto a la familia del joven policía realizó una misa en la parroquia San Vicente de Paul. Asistieron todos los oficiales de Río Gallegos, sus amigos y quienes lo siguen recordando. Delante de la iglesia estaba sentado el Jefe de Policía comisario Gral. Jorge Hasan,  quien estuvo acompañado del Jefe de la División Bomberos Comisario Mayor Salomón Alewy y el comisario General Jorge Gil Parisi. Detrás se encolumnaron los demás oficiales.
Fue un lamentable hecho de sangre, en el cual, además del homicidio del oficial Sayago, hubo otros cinco efectivos heridos de bala y varios contusos a causa de la agresión perpetrada por un grupo de manifestantes que había concurrido a reclamar la liberación del dirigente petrolero Mario Navarro a la Alcaidía de la localidad de Las Heras. A seis años del violento episodio que dejó una comunidad dividida y varios interrogantes sobre los autores del crimen, en el transcurso de la etapa de instrucción hubo varios detenidos con relación al caso, y actualmente algunos de los implicados gozan de “prisión domiciliaria”.
La viuda del policía, Lorena Castro, se presentó como parte querellante, en tanto que la jueza que llevó adelante la causa fue la Dra. Ruata de Leone.
La crisis en la localidad comenzó en la madrugada del 7 de febrero de 2006, cuando un grupo de manifestantes que se encontraba en la ruta, se trasladó a la Comisaría para reclamar la liberación de Mario Navarro, dirigente disidente del gremio petrolero que había sido detenido horas antes.
Según fuentes policiales, referidas en esa oportunidad, un grupo “de entre 800 a 1.000 personas” llegaron a la comisaría de Las Heras e iniciaron un “ataque” con elementos contundentes como “piedras y trozos de concreto”, rodeando “todo el frente y los laterales del edificio”.
Los hechos de violencia fueron una serie de acciones confusas, entre ellas la participación de “francotiradores” que hicieron más de 150 disparos de arma de fuego contra el edificio policial. El frente de la dependencia, mostraba horas después del ataque las secuelas de lo que pudo haber sido una masacre.

EL PERIODICO AUSTRAL