EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 21 de diciembre de 2011

MUCHOS PROBLEMAS EN LAS VIVIENDAS DE COGESTION

Barrio de cogestión en Deseado
Gestionan ante el IDUV por rajaduras y grietas en las casas   



    Vecinos del barrio "Severino Amelung", construido por el sistema de "Cogestión solidaria", manifestaron su preocupación por el estado en que se encuentran algunas viviendas entregadas hace poco tiempo. "Hay casas entregadas hace dos, tres y cuatro años", señaló Amílcar Argumedo, morador de ese sector, construido por cooperativas que operan en la localidad.
    "En algunas viviendas se advirtieron rajaduras antes de los seis meses de recibidas", dijo Argumedo, recordando que "el IDUV nos contestó" la nota que en su momento enviaron con el resumen de las deficiencias encontradas.
    Durante la entrevista, uno de los representantes de la Junta Vecinal señaló que las casas "tienen rajaduras, grietas, terrenos que se han socavado por abajo de las veredas, algunas que se han partido las vigas en la unión de dos paredes". "A algunos vecinos se les ha agrietado el piso del living, a poco más de dos años de habitar la vivienda", acotó.
    "No soy un idóneo en el tema, pero a ojo de buen cubero uno se da cuenta: o faltó cemento, o faltó hierro, o el hierro era muy fino, o no se compactó el terreno como tenía que ser, o no se hicieron las zapatas que tenían que tener", razonó el denunciante, lamentando que "hay fallas, y alguien fue e inspeccionó la obra".
    Con respecto a las certificaciones de las obras, criticó que "se tiran la pelota entre ellos, la Municipalidad dice que le corresponde al IDUV y el IDUV dice que le corresponde a la Municipalidad". "Algún responsable debe haber", insistió.
    Argumedo, integrante de la Junta Vecinal, destacó como un hecho positivo que el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda "aparentemente tiene interés, porque nos contestaron para pedirnos las copias de los originales, aunque no sabemos qué resolución van a tomar".
    En otro momento de la charla resumió que el barrio Severino Amelung está compuesto por ochenta y seis unidades habitacionales y que en cada manzana existen varias que presentan diversas problemáticas.

    "A mí, particularmente, se me desoldó la bisagra de la puerta que da a la cocina y no se puede soldar, porque la chapa es muy finita", planteó el vecino haciendo referencia a la situación de su inmueble. "Hay grietas que se ven desde adentro y desde afuera", agregó.
    "Mi casa está valuada en ciento setenta y cinco mil pesos, pero ahora no sé si al momento de terminar de pagarla estará en pie; la estoy arreglando en todo lo posible para mantenerla", sostuvo, cuestionando a algunos vecinos que "ni siquiera nos han llevado una nota donde identifiquen los problemas que tienen". "Sólo hemos recibido veinte reclamos, pero sabemos que hay muchos más, porque hemos recorrido cada una de las viviendas cuando formamos la Junta Vecinal", concluyó.