EL ORDEN DIGITAL

martes, 20 de diciembre de 2011

MENSAJE DE NAVIDAD/ Los obispos patagónicos defienden la vida y la dignidad humana

En su mensaje de Navidad, los obispos patagónicos sostienen que el aborto, la pobreza, la falta de una vivienda digna, de una salud pública eficaz, entre otros temas, “impiden el nacimiento y desarrollo de una vida verdaderamente humana”.
Los obispos de la Patagonia difundieron un mensaje conjunto para esta Navidad, donde señalaron su preocupación en la discusión por el aborto y en las necesidades insatisfechas con las que se encuentran algunos sectores de la sociedad.
“Debemos reconocer, con gran preocupación, que en nuestra sociedad no siempre se permite a un niño nacer, y que no siempre se procura que la vida de los que han nacido sea plena y total”, expresan los obispos en el texto que difundieron.
“El aborto, la violencia familiar, la pobreza, la falta de una vivienda digna, de una educación de calidad para todos, de una salud pública eficaz: son otros tantos elementos que impiden el nacimiento y desarrollo de una vida verdaderamente humana”, añaden.
El mensaje está firmado por Virginio Bressanelli, de Neuquén; Marcelo Cuenca, del Alto Valle del Río Negro; Miguel Angel D’Annibale, auxiliar en Río Gallegos; Joaquín Gimeno Lahoz, de Comodoro Rivadavia; Esteban Laxague, de Viedma; Fernando Maletti, de Bariloche; Juan Carlos Romanín, de Río Gallegos; José Slaby, de Esquel; Miguel Hesayne, emérito de Viedma; Marcelo Melani, emérito de Neuquén; Néstor Navarro y José Pedro Pozzi, eméritos del Alto Valle de Río Negro.
Los representantes de la Iglesia Católica explican que Navidad es la celebración anual del nacimiento de Jesús, Hijo de Dios y de María. “Es la renovación anual del amor de Dios Padre para toda la humanidad”, describen los obispos en su mensaje.
Citan el salmo “mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente”. “La sed indica la necesidad de un elemento, el agua, esencial para la vida. Cuando alguien tiene sed no puede hacer nada, siente que le falta algo que tiene que encontrar y tomar. Se afirma que si hubiera una nueva guerra mundial, sería por tener agua”, explican.
“Todos tenemos sed, no sólo de agua, sino de Dios, de un ser trascendente que calme nuestras ansiedades, nuestra búsqueda de felicidad, nuestro deseo de eternidad, que dé el verdadero sentido a la vida”, sostienen.