EL ORDEN DIGITAL

martes, 20 de diciembre de 2011

INSISTEN EN RECLAMAR EMERGENCIA PESQUERA PARA PUERTO DESEADO

"Hay quinientos trabajadores menos", denuncian desde STIA   


    José Aguilar, delegado del Sindicato de Trabajadores admitió haber reclamado que se dicte "una emergencia pesquera", al señalar que "es una manifestación mía que surge a raíz de las últimas reuniones que llevamos a cabo en Buenos Aires donde en las empresas manifestaron que algunas tareas estaban en condiciones de no iniciar la actividad en el año 2012 y otras que pretendían hacerlo bajo el sistema de cooperativas".
    También habrían expresado algunos empresarios que "se bajaría personal y muchas cosas que habían traído malestar tanto en los sectores gremiales como también en el gobierno". Aguiilar comentó que estuvo la semana pasada en Buenos Aires "recorriendo algunas empresas, reuniéndome con algunos presidentes de las empresas para ver la situación real y ante la amenaza ver lo que era cierto y que no". "Ellos se comprometieron a que iban a iniciar el año normalmente, que la metodología de cooperativas nosotros no la vamos a permitir y ellos dijeron que van a tratar de evitarlo y ver hasta donde se puede llegar con la planta de proceso para poder seguir, al menos, si no se puede crecer en el tema de la producción mínimamente sostener lo que hay", agregó.
   
    Proyecto productivo
    El dirigente gremial recordó que "hace dos años que no se pesca langostinos en agua santacruceña y lo poco que se ha pescado es muy chico". "Nosotros si el proyecto productivo de las empresas y el compromiso con la provincia está en la planta de proceso, viéndolo desde ese ámbito quedamos en la calle los trabajadores de la alimentación", planteó.
    En cuanto a la posición de los empresarios, dijo que "más allá de eso también hay un planteo de que el langostino nace en Santa Cruz y por eso también están un poco atados a seguir teniendo la planta acá, seguir la producción que llevan adelante y también los desembarques que están haciendo, la exportación que tienen que hacer por el puerto de origen y con la planta en tierra que tienen radicada acá en Deseado".
   
    Siempre dicen que se van
    Otro de los temas urticantes, que comenzó a circular nuevamente, es el del posible alejamiento de algunas firmas radicadas en la provincia. En opinión del gremialista "es un casete que lo vengo escuchando hace cuatro o cinco años donde siempre se dice lo mismo en las reuniones que se inician, ya sea en Casa de Santa Cruz o en Rio Gallegos, siempre es lo mismo; “nos vamos a ir porque nos va mal por esto y por aquello”. Y este año se ha pescado muchísimos langostino. Han sido record. Me pasaron la estadística que ha pasado las 27 mil toneladas en Puerto Deseado. Entonces no se entiende, ¿por qué tanta crisis? o ¿por qué bajar el empleo? o ¿por qué generar desocupación?", reflexionó, puntualizando que " las reglas no las pone el gremio. Hay que buscar alternativas o metodologías nuevas entre los gremios y el gobierno de la provincia para poder tener un panorama más claro y darle garantía de empleo a la gente".
    "La amenaza constante de que se van, de que todos los años se están yendo y nunca terminan de irse nos preocupa y genera incertidumbre año tras año", insistió.
   
    Cada vez menos personal
    Con respecto a la fuerza laboral del sector, que ha tenido una disminución notable en los últimos cuatro años, Aguilar dijo que "en Puerto Deseado en las plantas hay ochocientas personas trabajando, para remarcar que "Puerto Deseado no tiene de dónde poder generar empleo, más allá de que se habla de la minería".
    La actividad relacionada con la pesca "es la única cadena de producción que tenemos tanto para marineros, el puerto y el pueblo en sí", destacó, para agregar que "la caída de puestos de trabajo que género la alimentación, repercutió muchísimo en el comercio", ya que "son quinientos trabajadores menos y son tres o cuatro millones de pesos mensuales que dejaron de circular en Puerto Deseado".
   
    La zafra del calamar
    Más adelante, Aguilar habló de las expectativas para el nuevo año, y consideró que "va a depender un cincuenta por ciento de la zafra del calamar". "Vamos a tener que depender de lo que sea la zafra del calamar porque tenemos seis plantas que dependen de esa materia prima y nosotros estamos atados a eso". Hizo referencia  las prospecciones indicando que "los volúmenes capturados son malísimos pero tenemos fe y somos optimistas de que vamos a mejorar, tiene que mejorar".
   
    Plan estratégico con los gremios
    Aguilar sostuvo que " en la actividad pesquera, se necesita una macro metodología o un macro impulso del gobierno, una medida seria, para poder llevar adelante esta actividad, sino es imposible salvar esto". Reconoció que no hay nada que el gobierno pueda exigir "porque si hace dos años que no pescan y no hay garantías de que el año 2012 vaya a haber mariscos, el proyecto productivo tendría que estar caído". "Vamos a tratar de todas maneras; empresa, gobierno y trabajadores de tratar de sostener esto en la medida que se pueda. Y el gobierno de la provincia apuntalar un poco más y, por ahí, juntarse un poco más con los gremios, los sectores para poder en forma conjunta llevar adelante esto y armar un plan estratégico de trabajo", exhortó finalmente..