EL ORDEN DIGITAL

martes, 27 de diciembre de 2011

Festejos tranquilos; funcionaron los planes preventivos

Sin heridos ni incendios
Puerto Deseado vivió una Noche muy Buena


    La habitual cobertura periodística de las festividades navideñas suele reflejar accidentes automovilísticos, riñas y heridos debido a la pirotecnia y el fuego. Puerto Deseado no ha sido ajeno a ese tipo de circunstancias, llegando al extremo, en el año 2005, de un incendio que afectó severamente a las instalaciones superiores del Hospital Distrital. El 24 de diciembre de ese año, cerca de la medianoche, una bengala de las que se utilizan en alta mar, perforó el techo del nosocomio y generó cuantiosos daños que requirieron una gran inversión por parte del gobierno provincial y la adecuación de sus instalaciones mientras se logró reparar los sectores afectados.
    A partir de ese acontecimiento, que preocupó e indignó a autoridades y pueblo, se profundizaron los controles sobre la venta de pirotecnia, las habilitaciones de los comercios donde se expende ese tipo de elementos y se han realizado intensas campañas para crear conciencia sobre el peligro que implica el uso de explosivos no autorizados o de manera incorrecta y la estricta prohibición de utilizar bengalas para uso marítimo.
   
    Tranquilidad
    Afortunadamente, esta Navidad estuvo signada por condiciones de tranquilidad dignas de ser destacadas. "Ha sido una buena Nochebuena", dijo ayer el responsable de Protección Civil del municipio, Marcelo Castro, quien mantuvo contacto con la Unidad IV de Bomberos de Santa Cruz y con la dirección del Hospital. En este sentido informó que "hubo solamente dos salidas de los Bomberos por incendios de pasturas, en el cañadón del kilómetro 5 y en un terreno ubicado en el centro, en la calle Don Bosco".
    En lo que se refiere al sector de salud, Castro comentó que "solamente se registró, el día 22, la atención de dos chicos por unas heridas cortantes en las manos debido al mal uso de elementos pirotécnicos, ya que habían puesto el artefacto dentro de una botella". "Fueron cortes leves", aclaró, remarcando que "no hubo ni el 24 ni el 25 heridos por mal uso de la pirotecnia", a pesar de que a simple vista pudo advertirse un movimiento mayor en este sentido, comparando con el año pasado.
   
    Plan de contingencia
    El coordinador de Protección Civil recordó que "es el tercer año que ponemos en marcha este Plan de Contingencia de Pirotecnia, en función de lo que había pasado en años anteriores en el Hospital", acotando que "a partir de estas actividades se comenzó a disminuir enseguida la cantidad de incendios y de heridos". "El año pasado tuvimos solamente dos y este año aparentemente ninguno".
    Castro puso de relieve que "empezamos en noviembre, temprano, a definir cómo vamos a trabajar, y tenemos una dinámica diseñada con la Unidad IV de Bomberos y la Dirección de Inspección General". "Insistimos sobre la responsabilidad de los padres y de los comercios que van a vender estos elementos", puntualizó, indicando que "cuando recién empezamos con estos controles, todo el mundo se me abalanzó diciendo que yo quería prohibir la pirotecnia, pero al contrario, no queríamos prohibir sino generar los controles para evitar que haya heridos y otros accidentes".
    "Debe enorgullecernos como sociedad de Puerto Deseado que no haya pasado lo que sucedió, lamentablemente, en otras localidades, y eso es lo más importante, que sepamos que con una buena concientización y un buen plan se puede lograr un fin determinado, que es proteger la vida y los bienes de las personas", finalizó el funcionario, destacando la colaboración de los Bomberos, la Dirección de Inspección General y también de la Prefectura Naval, controlando que no se utilizaran bengalas.