EL ORDEN DIGITAL

martes, 29 de noviembre de 2011

ANALIZAN EMERGENCIA PREVISIONAL Y NUEVOS CAMBIOS EN LA LEY JUBILATORIA DE SANTA CRUZ

El creciente déficit en el sistema previsional de Santa Cruz, estimado para este año en 1100 millones de pesos, a los que hay que descontar los aportes de la ANSES, por lo que a las arcas provinciales le significan cerca de 800 millones, según lo dio a conocer el mismo gobernador Peralta hace algunos días, provocaría indefectiblemente nuevas reformas al sistema previsional. Fuentes gubernamentales informaron a La Opinión Austral que a principios de 2012 se enviaría al recinto legislativo un nuevo proyecto de reforma, añadiendo estos a los cambios establecidos a fines de 2010 y aprobados por la Cámara de Diputados. Entre otros de los puntos que analiza el Gobierno implementar está la posibilidad de declarar la “emergencia previsional” en la provincia. 
En este contexto, fue consultada la vocal por los activos en el directorio de la Caja de Previsión Social, María Eva Cejas, quien deja su cargo el 14 de febrero próximo, ya que este 6 de diciembre se realizará la elección para ver quién ocupará ese lugar los próximos 4 años. “Son fuertes los rumores sobre posibles cambios en la edad jubilatoria, pero sólo eso”, expresó a este medio, destacando sin embargo que “existe la necesidad de implementar nuevas modificaciones a este sistema para que sea menos deficitario”, sostuvo. Al parecer estas modificaciones, entre otros puntos, implicarían modificar el límite de la edad jubilatoria en consonancia con lo estipulado a nivel nacional, esto es de 60 años para las mujeres y 65 para los hombres; cabe destacar además que estos cambios, que cuentan con la anuencia del Poder Ejecutivo, ya habían sido analizados en el estudio técnico que se hizo durante 2009, previo a la reforma de 2010. Sin embargo y según detalló Cejas, “el impacto que produciría en la economía del sistema no sería significativo”, por lo que se deduce que esta sería sólo una de las modificaciones por venir. 

Los trabajadores
Sin manifestar explícitamente su posición al respecto, Cejas expresó que “cualquier modificación que se haga nos toca a todos, pero consideramos que sí es necesaria una reforma, aunque no siempre tiene que ser contra los trabajadores”, sostuvo. En este marco, consideró como una alternativa ideal que “cada vez que un compañero se jubile pueda ingresar alguien más a trabajar, pero no creo que esto se pueda dar por la situación que atraviesa la provincia”. Ante este cuadro de situación, la por ahora vocal de los activos pidió que “se profundice el análisis y que se cualifiquen y cuantifiquen detalladamente los problemas para buscar las soluciones en conjunto”. Cejas defendió la posibilidad de que se concrete una nueva reforma por la cantidad de trabajadores del Estado que estará en condiciones de jubilarse en el año 2013, ya que los empleados públicos que ingresaron con el retorno de la democracia serían muy numerosos y esto agravaría aún más la situación.
En este sentido, hay que recordar lo manifestado por el propio presidente de la CPS a este medio, cuando dijo que “el incremento de la cantidad de jubilaciones será de un 60%, ya que pasaremos de 14.273 a 21.500 aproximadamente, por lo que con la caída de la cantidad de activos en la ecuación, será más complicada aún”.

Anterior reforma
A modo de síntesis, se recuerda que la reforma previsional se aprobó en Diputados el 16 de diciembre del año pasado, con 17 votos a favor y cuatro en contra y la sola ausencia del diputado Néstor Méndez (PJ), oportunidad en que los legisladores aprobaron el despacho de comisión 480/10, por el cual se sancionó la modificación a la Ley 1.782 del régimen jubilatorio provincial. Entre sus principales puntos, que fueron ampliamente rechazados por la oposición y distintas organizaciones sindicales, estuvieron el aumento de los años de aportes, que fue llevado a 25, el incremento en el porcentaje de los aportes, subiendo los patronales a 16 y el de los trabajadores a 14, como así también los cálculos para determinar el piso salarial de los haberes de quienes quieran pasivizarse.
 
LA OPINION AUSTRAL