EL ORDEN DIGITAL

lunes, 18 de julio de 2011

UN MICRO DE ANDESMAR SE INCENDIO EN LA RUTA 3 Y LOS PASAJEROS QUEDARON EN MEDIO DE LA NIEVE

Un colectivo se incendió en la ruta 3 y sus 32 pasajeros quedaron en la nieve




Un ómnibus de la empresa Andesmar, que transportaba 32 pasajeros desde Buenos Aires a Comodoro Rivadavia, con destino final en Caleta Olivia, se incendió por completo cuando circulaba en medio de la nieve por ruta nacional 3. Los pasajeros debieron evacuar la unidad y fueron rescatados por camioneros y vehículos particulares, para ser trasladados en medio de la oscuridad, la nieve y temperaturas bajo cero a Garayalde y al “Boliche de Malo”, donde pasaron la noche.



Desde la empresa informaron que ningún pasajero resultó herido y que fueron asistidos por camioneros y vehículos particulares.

En el kilómetro 1.708 de la ruta nacional 3, cuando le restaban unos 130 kilómetros para llegar a Comodoro Rivadavia, se incendió el sábado por la noche el colectivo de Andesmar.

El empleado de esa empresa Luciano Ramos, informó a Diario Patagónico que en la unidad viajaban 32 pasajeros, entre ellos niños. Había salido un día antes de la terminal de Retiro en Buenos Aires y su destino final era Caleta Olivia, aunque algunos viajeros se dirigían a Comodoro Rivadavia y otros luego realizarían un trasbordo hacia Río Gallegos.
Por razones que se tratan de establecer, el fuego se inició en la parte trasera del vehículo y en contados minutos consumió por completo a la unidad de transporte de pasajeros.

La situación de la que fue alertada Defensa Civil de Comodoro Rivadavia sobre las 23 del sábado, daba cuenta del incendio de un colectivo en medio de la ruta, por lo que de inmediato el móvil 197 y un vehículo particular de Defensa Civil salieron a brindar ayuda a los pasajeros.

FRIO Y OSCURIDAD
Frente a la emergencia, los viajeros se vieron obligados a descender con lo puesto a la vera de la ruta nevada y escarchada. Según informaron desde la empresa ningún pasajero resultó herido y fueron asistidos por camioneros y vehículos particulares que trasladaron a muchos de ellos hacia el “Boliche de Malo” y otros a la estación de servicio de Garayalde.
Allí permanecieron durante la noche. Incluso desde la empresa de transportes debieron comunicarse con la encargada de la estación de servicio y pedirle la colaboración de que permaneciera abierta la confitería para poder brindarle cobijo a los pasajeros.

DIARIO EL PATAGONICO