EL ORDEN DIGITAL

viernes, 1 de julio de 2011

TRAS LA VUELTA A CLASES, SIGUEN LOS ENOJOS

El retorno a las clases de miles de alumnos de escuelas públicas de Santa Cruz, tras la suspensión de la huelga docente, tuvo ayer semejanza con el inicio de un período lectivo, sobre todo en localidades de la zona norte y de la Cuenca Carbonífera, no así en Río Gallegos, donde la medida de fuerza alcanzó relativa repercusión áulica durante los 58 días de conflicto.

En escuelas de Caleta Olivia y otras localidades de la zona norte, luego de casi 60 días de huelga docente la vuelta a clases pareció ser el comienzo del ciclo lectivo.
Caleta Olivia (agencia)

Probablemente por ello, desde el área política del Gobierno provincial no se emitió ningún comunicado formal y solo hubo declaraciones superficiales del jefe de Gabinete, Pablo González, quien relativizó la decisión de los gremios (ADOSAC y AMET), indicando que los mismos aún no acataron la conciliación obligatoria.

En cambio, desde la esfera institucional específica, es decir el Consejo Provincial de Educación, al cierre de esta edición se estaba preparando un informe de prensa dando cuenta de la puesta en vigencia de un programa de acción para recuperar los días perdidos, sobre todo en escuelas que tuvieron nula actividad.

El mismo comenzó a ser elaborado hace varias semanas, cuando recrudeció la huelga y fue denominado “Aprender es prioridad”.

En tanto, la vicepresidente del CPE, Marisa Oliva, confirmó a través del programa radial “Voces y Apuntes”, que se emite por la FM San Jorge de esta ciudad, que el ciclo lectivo 2011 se extenderá hasta el 20 de diciembre, algo que en la práctica representa unos diez días más en relación a los anteriores

Oliva también aludió a la estrategia acordada para recuperar o compensar los contenidos para lo que resta del presente año, pero aclaró que no se modificarán las fechas del receso invernal de dos semanas, a partir del 18 de julio.

Finalmente, en torno a la decisión de la ADOSAC de volver a las aulas dijo que prefería no hacer “futurismo” sobre “este levantamiento o suspensión”, aunque  consideró que ya no tendría sentido la continuidad del paro. “Desde lo racional, ha habido un exceso de la utilización de las medidas de fuerza por el impacto que esto ha tenido en el alumnado”, expresó.
SIN UN PESO

También ayer percibieron sus salarios los trabajadores estatales de esta provincia y, como era previsible, cientos de docentes que se adhirieron al paro constataron en los cajeros automáticos que nada tenían para cobrar.

Hubo casos de “afortunados” que tenían 3 pesos en sus cuentas y de otros que incluso le debían al Estado, probablemente porque también les descontaron cuotas de créditos personales.

El propio secretario general de la filial Caleta Olivia de la ADOSAC, Daniel Gómez, comentó a Diario Patagónico que “una compañera retiró el ticket de un cajero donde se le indicaba que su cuenta era de --270 pesos--”.

Si bien los maestros y las maestras que adhirieron al paro sabían de las consecuencias de su decisión, los más indignados fueron aquellos que no se plegaron pero tampoco percibieron su salario. Es que, como mencionó este diario ayer, el CPE había advertido que el personal de 29 escuelas de toda la provincia no cobraría haberes, haya o no estado adherido a la huelga. La razón es que sus directivos no elevaron en tiempo y forma las planillas de novedades y ahora habrá que canalizar notas para cada uno de los casos.