EL ORDEN DIGITAL

viernes, 8 de julio de 2011

Robo a mano armada/ Crece preocupación por la seguridad en Puerto Deseado

"Portate bien que mi marido es nervioso"
Puerto Deseado conmocionado: maniatan y asaltan en su casa a una mujer  


    En la noche del miércoles, pasadas las 22,30, una vecina de Puerto Deseado, residente en el radio céntrico de la ciudad, fue asaltada en su domicilio y sufrió el robo de una importante suma de dinero. Los malvivientes la maniataron y la amenazaron de muerte. El hecho impactó fuertemente en una población ya que no es habitual la comisión de este tipo de ilícitos.

    Cuando regresaba a su casa, tras una reunión en el Club San Lorenzo, Clara Bach - ex concejal, durante muchos años funcionaria municipal y actualmente tesorera del Club San Lorenzo- observó a dos personas que corrían hacia ella.
    Al ingresar con su vehículo al acceso de la vivienda, los delincuentes -un hombre y una mujer- la llevaron hacia el interior y la ataron a una canilla en el baño.
    Los ladrones -que operaron con el rostro cubierto por pasamontañas- le apuntaron con un arma de fuego en la nuca y la amenazaron de muerte en varias oportunidades.
    «Portate bien que mi marido es nervioso», le decía la mujer mientras la ataban y forcejeaban, a pesar de que ella, por su edad y teniendo en cuenta las circunstancias, evitó resistirse.
    Durante su accionar delictivo, encontraron una caja fuerte que se encontraba empotrada en una de las paredes. Sin contar, aparentemente, con la llave y sin violentarla, lograron abrir la caja y retirar una suma importante de dinero, según informó el oficial policial Martín Caneo.
    En declaraciones al programa «Azúcar, Pimienta y Sal» (FM DESIRE), Clara Bach contó que uno de sus perros se interpuso entre ella y los delincuentes; ante la posibilidad de que atacaran al animal, le autorizaron a dejarlo atado.
    Cuando los ladrones se retiraron del domicilio, la mujer logró desatarse y se dirigió a un domicilio vecino, golpeando fuertemente la puerta para pedir ayuda. No pudo hacerlo de otra manera porque descubrió que se habían llevado su celular y habían arrancado los cables del teléfono fijo.
    Los vecinos dieron alerta en forma inmediata a la comisaría local, y en pocos minutos el personal policial realizó una detallada inspección ocular, encontrando algunos elementos de interés para el esclarecimiento de la causa. Entre otros efectos, habrían abandonado una cartera perteneciente a la mujer asaltante.
    El suceso produjo honda conmoción ya que, si bien no es la primera vez que ocurre, no corresponde a una modalidad habitual en una localidad que tiene un solo punto de entrada y salida, por la ruta nacional 281, con un puesto policial equipado con cámaras a veinte kilómetros, en Tellier.
  
    Demora
    Uno de los factores que generó cierta demora, impidiendo un accionar policial más rápido, está dado por el tiempo que le llevó a la víctima deshacerse de sus ataduras, intentar comunicarse telefónicamente hasta que descubrió los daños en su conexión y luego lograr despertar a los vecinos, ya que habían pasado las once de la noche.