EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 13 de julio de 2011

Homenajes al doctor Martín Capllonch/ Carta de su hermano

A MI QUERIDO HERMANO

El domingo pasado me tocó recibir la peor noticia de mi vida, el fallecimiento de mi único hermano, Martín, algo totalmente imprevisto porque su estado de salud era óptimo y tenía solamente 62 años. Se había radicado hace más de 35 años en Puerto Deseado... (Santa Cruz) adonde llegó recién recibido de médico junto con su esposa Sara, también doctora y nativa de Deseado, llevando adelante una exitosa carrera, basada no solamente en su capacidad profesional sino fundamentalmente en su honestidad y humanidad en el trato con sus pacientes!!! Recuerdo como si fuera hoy cuando partió hacia Deseado en su Citroen 3cv color amarillo, cargado de libros, ropa, sueños y una tortuga, su mascota, que le regalaron mis viejos cuando tenía 5 años!!! Formó una hermosa familia de la que nacieron cuatro hijos José Martín, Micaela, Evangelina y Juan Manuel, a los que crió con las mismas enseñanzas que habíamos recibido de nuestros viejos y hoy, aunque quebrados por el dolor, se muestran orgullosos del padre que han tenido!!! A pesar de la distancia, siempre estuvimos muy unidos, creo yo por el tremendo amor que ambos sentíamos por nuestros padres, por los que se preocupó hasta el día en que ellos se fueron!!! Recuerdo que después del sepelio de nuestra madre, se quedó a dormir conmigo en la que había sido nuestra casa paterna y me dijo muy serio: "Ahora quedamos huérfanos" y no lo decía en chiste, porque en realidad era lo que estábamos sintiendo ambos en ese momento.
    Pudo disfrutar de su primer nieto, Santi, pero lamentablemente no llegó a conocer a los otros dos que vienen en camino y que creo yo que representan el triunfo de la vida sobre la muerte!!! Gordo querido, siempre te vamos a recordar y a medida que pase el tiempo, este dolor insoportable que sentimos, va a dejar paso a los recuerdos de todo lo lindo que nos ha tocado vivir juntos!!!
    Seguramente el próximo Domingo, cuando tu sobrino Nacho suba a disputar el título continental de kickboxing, alzará como de costumbre su mano al cielo, no solamente para saludar a sus queridos abuelos Elena y Pepe, sino también para homenajear a su querido tío Martín!!! Un abrazo, hermano, y hasta que nos volvamos a juntar.

                                         Mario Daniel Capllonch