EL ORDEN DIGITAL

lunes, 16 de mayo de 2011

Nota de la Cámara de Comercio al ministro de la Producción de Santa Cruz

Plantean una situación crítica
"No hay equidad", sostienen comerciantes de Puerto Deseado


    Mediante una nota enviada a las máximas autoridades provinciales, la Cámara de Comercio formula una serie de consideraciones en las que hacen referencia a que
"la fuerte presión de cada una de las crisis que tuvo que enfrentar Puerto Deseado, no excluyeron a la actividad privada, que como contrapartida no tuvo la atención que requirieron y obtuvieron sectores y actividades, en comparación minoritarias".
    En este aspecto indican que "la mayoría de las veces se nos trata como los formadores de precios, blanco perfecto de quienes no analizan la problemática que nos afecta por igual (falta de agua, altos costos por asignaciones, incidencia de fletes, costos para mantener las redes de frío, compre extralocal, lentitud en la rotación de stock y varias problemáticas adicionales" y mencionan que "estos mismos sectores minoritarios no articulan, frente a la sociedad, los aportes y subsidios otorgados en forma constante por los gobiernos, ni al abaratamiento de los costos de los centros productivos en los que se encuentran circunstancialmente bajo su conducción".
    "Si se compara el ingreso promedio de bolsillo de la actividad mercantil $ 32.500 anuales, no se condice con las bandas de percepciones de $ 50.000 a $ 80.000 subsidiadas, de otras actividades, que además no laboran y producen durante todo el año", advierten.
    El texto señalaba luego las consecuencias de protestas y cortes de calles y rutas, que "tornan por la impunidad, una sociedad dividida y en crisis permanente", denunciando que "para cada uno de estos sucesos existen dirigentes que avalan hasta el pago de subsidios y personas que no están radicadas en Puerto Deseado", por lo que concluyen que "no hay equidad".
    Más adelante recuerdan "los sucesos políticos y sociales que inadaptados a mediados de 2007 provocaron el quiebre moral, financiero y de convivencia a un fenómeno jamás vivido en Santa Cruz que culminó con el incendio, saqueos y destrucción en prácticamente todas, de las diez empresas dedicadas a la industria pesquera local".
    El documento añade situaciones que "agravaron la tendencia negativa en la productividad y calidad de vida de Puerto Deseado", mencionando: pérdida de las frecuencias y línea de containeros, barcos parados, empresas pesqueras en retirada, precios internacionales en picada, altos costos operativos, paralización de plantas procesadoras, finalización de los reembolsos y sub-utilización del puerto por parte de las mineras radicadas en Santa Cruz. En este sentido estiman una pérdida anual de cuatro millones de pesos por la disminución de la actividad marítima, sumando alrededor de sesenta millones en los últimos quince años.
    Los comerciantes deseadenses sugieren que "la misma presión que se ejerce sobre la actividad petrolera y minera con legislación como la contemplada en el 70/30 debería ser la que se aplique a la actividad pesquera", y vuelven a insistir con el criterio del "mayor valor agregado" en el sector, al que definen como "postergado durante veinte años".
    Cuestionan, en otro tramo de la presentación, que las firmas pesqueras siguen pagando a 90, 120, 150 días "argumentando, cuatro años después, la problemática económico financiera iniciada en el 2007". "Los pequeños y medianos emprendedores no lograron recomponer niveles de ventas, stock y rentabilidad, enfrentando altos costos directos e indirectos sin plantear ningún tipo de reclamo público", subrayan.
    Señalan que "desde el 2007 no hubo un plan integral para la actividad privada en el rubro comercial, reflejada en las mismas estadísticas de la municipalidad -mermas de los contribuyentes-proveedores" con reducción de viajes para abastecer, hasta con la discrecionalidad de "ir a buscar los productos al cruce de la ruta 3".
    En cuanto al sector financiero, la Cámara de Comercio sostiene que "los bancos locales como las empresas de tarjetas y de crédito, mantienen altas tasas de interés, afectando en forma directa a la actividad comerical de base, a los habitantes de Puerto Deseado, mermando el circulante genuino". A esta altura proponen la necesidad de créditos que permitan la recomposición del sector, sugiriendo bandas desde cien mil a un millón de pesos destinados a la  actividad.
    Recuerdan los comerciantes que la suya es "la actividad que según registros de la municipalidad es la fuerza que mayor diversificación ostenta y, que por las características, supera las 2500 personas teniendo en cuenta además empleo familiar que disminuye la presión sobre el empleador más importante que tiene Puerto Deseado: la municipalidad".
    "Para lograr una mayor equidad, queremos y debemos formalizar un equipo de trabajo que permita creer que Puerto Deseado incluye a todos los sectores y factores sociales, sin distinción",  finaliza la nota firmada por Jorge Cis, titular de la Cámara de Comercio y dirigida al ministro de la Producción, Jaime Alvarez, al diputado por pueblo, Roberto Fernández y al intendente de la ciudad, Luis Ampuero.