EL ORDEN DIGITAL

viernes, 20 de mayo de 2011

La directora del Hospital de Puerto Deseado repasó las gestiones por el tomógrafo

«Nunca hubo un tomógrafo esperándonos»
La directora asociada del hospital, Magdalena Covello, relató de esta manera la historia de las gestiones para lograr un tomógrafo:
«Quiero contar la parte del tomógrafo que nos tocó a nosotras a partir de julio del año 2008 cuando asumimos con la doctora Zubimendi. Había un proyecto que había hecho el doctor Paz acerca de un tomógrafo. Ese proyecto aparentemente se había canalizado empezando una gestión a través de la empresa Pespasa que a su vez, conectada con la embajada de Japón y el gobierno japonés, había comenzado las tratativas para una donación.
«Nosotras retomamos ese proyecto, volvimos a estar en contacto con el señor Mizutani, gerente de la empresa Pespasa, recibimos el pliego para rehacer ese proyecto de acuerdo con los requerimientos de la embajada de Japón y así se hizo. Este proyecto era para participar de un concurso mundial que realiza el gobierno a través de sus embajadas, que tiene fines benéficos como donaciones, como en este caso concreto, para la compra de un tomógrafo.
«Se hizo el proyecto, vino la gente de la embajada de Japón, recorrió el hospital, vio la posibilidad de las instalaciones y nos reunimos... el doctor Paz en esa ocasión llegó tarde, no estuvo en esa reunión, pero ciertamente existió y la gente se fue con el proyecto.
«Ese proyecto tenía una gran debilidad y era que el gobierno de Japón, a través de su embajada, no realiza donaciones a entidades gubernamentales y además el hospital no puede recibir donaciones de ningún tipo, por ley... entonces tenía que haber una entidad intermedia, como una ONG, para poder recibir esa donación. La entidad que debería haber existido en todo caso, tendría que haber sido la cooperadora del hospital, AAMHOS, y se la convocó para poder cumplimentar el proyecto pero AAMHOS no tenía personería jurídica ni tampoco tenía balances al día; con muy buena voluntad la señora Elcira Gutiérrez trató de enmendar esa situación para que pudiéramos participar con toda la formalidad del caso, pero lamentablemente no pudo obtener la personería jurídica, y por lo tanto no era pasible de recibir ningún tipo de donación.
Para tratar de salvar esta situación se lo convocó al señor (Alberto) Cicchinelli, porque sabíamos que era un hombre muy prolijo con los papeles y el club de radioaficionados iba a estar en condiciones de poder ser intermediario. Así fue, se presentó el proyecto y los papeles del club de radioaficionados. Lamentablemente perdimos el concurso y por lo tanto, no hubo nunca ni ningún dinero ni ningún tomógrafo en ningún lugar esperándonos que lo fuéramos a buscar.
Posteriormente se retoma el proyecto del tomógrafo a mediados del año pasado, se vuelve a realizar pero bajo el instructivo de los proyectos que se entregan subsidios a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Se rehizo y se actualizó el proyecto original del doctor Paz y se reenvió al ministerio de de Desarrollo Social y al ministerio de Salud de la Nación, al ministerio provincial de Santa Cruz y a todo cuanto político pudimos contactar».

Transcripción textual del relato efectuado por la Dra. Magdalena Covello en el programa radial Deseado Revista, FM DESIRE, el 18-5-2011.