EL ORDEN DIGITAL

viernes, 20 de mayo de 2011

Internos de alcaidía Puerto Deseado cumplen huelga de hambre

Huelga de hambre en la alcaidía de Puerto Deseado
Reclaman traslado de un detenido


    Edgardo Parras, alojado en la alcaidía de Puerto Deseado, anunció el miércoles que junto a otros detenidos decidieron iniciar una huelga de hambre reclamando el traslado de otro detenido.
    "Estamos desde el martes en huelga de hambre por motivos relacionados con el motín que hubo hace unos días", dijo, señalando que "el interno Julio Maidana tenía el traslado ya en dos oportunidades y presentó un recurso de amparo, por lo que el subcomisario Varela le frenó los dos traslados". Parras acusó al interno mencionado de ser "el que incendió y se amotinó en el sótano", planteando que "a nosotros nos costó el beneficio de la computadora, ya que la rompió y rompió el calefactor".
   
    Beneficios
    En este marco añadió que el otro detenido "en este momento está aislado, pero si él no sale a la carpintería, no nos dejan salir a nosotros". "Nos están cortando todos los beneficios, los maestros ya no quieren venir", añadió.
    En el relato realizado frente a los micrófonos de FM Desire, Parras dijo que aproximadamente doce son los internos que están cumpliendo esta medida. "Lo que pedimos es que lo saquen de acá, porque es una alcaidía de mínima seguridad", puntualizó.
   
    "Se nos trata bien"
    El detenido fue claro al señalar que "en la alcaidía se nos trata bien, no tenemos problemas con el personal policial, las comidas son buenas, y este interno hacía problemas por la comida, y además les pegó a tres internos adentro".
    Sobre el hombre al que acusan, dijo que "es una persona muy violenta, muy agresiva y hace muchos años que está acá, y con todas las c... que se ha mandado, no lo han sacado", agregando que "tiene problemas con el personal policial, los insulta, los bardea y a nosotros, desde donde está, nos amenaza con matarnos".
   
    Huelga seca
    La huelga de hambre se inició como "pasiva", incluyendo únicamente la privación de alimentos sólidos, en tanto que desde el jueves pasó a ser "seca", o sea que incluye también la privación del consumo de líquidos.
    Parras informó, durante la entrevista, su propósito de comunicar la delicada situación a la Cámara y a la Secretaría de Derechos Humanos. "No podemos seguir así", acotó, denunciando que "no fuimos llevados en su totalidad al pesaje, al control médico". "Nos dijeron que había emergencias más importantes que una simple huelga de hambre", manifestó el interno.
    "Tenemos un guardia permanente que va al pabellón a ver si estamos bien, si necesitamos algo, por lo que reitero que esto no es en contra de la alcaidía ni en contra del comisario sino para que trasladen a esta persona", admitió finalmente.