EL ORDEN DIGITAL

martes, 25 de enero de 2011

El concejo deliberante interpelaría a Oscar Rain/ Tiempo sur habla de "grave conflicto de poderes"

Puerto Deseado, (Corresponsal).- El secretario de Coordinación General Oscar Raín negó de plano la existencia de  internas dentro del municipio,   aunque reconoció que  ante su negativa de liberar fondos para el pago de una ayuda social a empleados legislativos que se ordenaba mediante una resolución , Mella amenazó con echarlo. En tanto el edil que en estos momentos se encuentra al frente del Ejecutivo, indicó que funcionario desconoció una orden del intendente  y pedirá su interpelación ante el Concejo Deliberante.
 “Hay   una cuestión política lógica, y  es un poco incómodo porque la persona que está en estos momentos a cargo de la intendencia no tiene la misma línea de Ampuero”, graficó Raín en  diálogo con Tiempo Sur.
.“Mella dice que yo le decía al personal que no cumpliera sus órdenes y eso es totalmente falso, no es así como lo cuenta, lo real es que  él quería que la municipalidad pagara 800 pesos en calidad de asistencia social por única vez a los empleados del Concejo Deliberante, pero eso no puede ser posible porque la partida del presupuesto que se asigna al Concejo no está contemplada esa ayuda social que pedía y eso iba a crear un problema, porque al darle un ayuda por única vez a los empleados legislativos íbamos a entrar en conflicto con el resto de los empleados que también iban a pedir una ayuda similar que la municipalidad no iba a poder pagar”, argumentó.
En ese orden Raín, considerado el funcionario con más influencia dentro del Gobierno de Ampuero, reconoció que el presidente del Concejo Deliberante en ejercicio del Ejecutivo,  amenazó con destituirlo del cargo si no se ejecutaba el pago a los empleados legislativos. “Mella vino aquí a mi despacho y amenazó con echarme y yo le dije que  estaba en todo su derecho de hacerlo pero que el único que me puede remover del cargo es el intendente Ampuero porque es el que me puso en esta función”, señaló.
Mas adelante el funcionario reconoció que “la intendencia en manos de Mella es una situación incómoda –porque- la persona que en estos momentos está como jefe del municipio pertenece a una línea política distinta y no está en sintonía con la gestión que está llevando adelante el intendente electo, por eso yo creo que en algún momento se podría dar una discusión en ese sentido, y ver la posibilidad de que se solucione este problema, quizás crear una figura de vice intendente, como ocurre en Comodoro, pero al no haber una carta orgánica es complicado”, reconoció.

Mella pedirá la interpelación
Por su parte, consultado al respecto  el concejal Raúl Mella, en ejercicio de la intendencia redobló la apuesta al anticipar que en Deseado existe un “grave problema institucional, donde una persona como Raín  que está ocupando un cargo que no existe, desconoce una orden del intendente y por eso mismo en estos momentos estoy trabajando en un pedido de  interpelación de esta persona  ante el Concejo Deliberante, que pondré a consideración de los concejales”, sentenció para cerrar.

 Diario TIEMPO SUR