EL ORDEN DIGITAL

lunes, 24 de enero de 2011

Aspero debate con las pymes. Rain: "Córdoba es un bocón"

Polémicas y denuncias de aprietes por obras públicas 
"Cuando le ponemos el cascabel al gato, somos los malos de la película", sostuvo el secretario Rain

    El habitualmente bucólico mes de enero comenzó en la ciudad de la ría con una intensa polémica sobre el financiamiento de obras para pequeñas y medianas empresas. "Goza de una profunda ignorancia sobre los procedimientos", dijo el secretario de coordinación del municipio, Oscar Rain, respondiendo a Arístides Córdoba, quien había aseverado que "lo que el intendente firma con la mano, Rain lo borra con el codo".

    "Alguien que va a la radio a decir tantas pavadas, es nada más que un bocón", disparó enojado el secretario de coordinación de la municipalidad de Puerto Deseado, desafiando a que "si vamos a hacer acusaciones, vayamos con cosas concretas y directas, como tiene que ser, y teniendo conocimiento de las cosas".
    Oscar Rain defendió la gestión municipal sustentando su posición en el capítulo 3 de la ley provincial de obras públicas, en el que se menciona que pueden adjudicarse en forma directa "cuando habiéndose realizado un llamado a licitación, no hubiese proponente o no se hubieran hecho ofertas admisibles". En este contexto recordó que la obra del puesto policial en la localidad de Tellier, a veinte kilómetros de Deseado, quedó desierta porque no se presentó ningún oferente y luego se le concedió a una empresa que presentó una propuesta por escrito.
  
    Obra pública
    El funcionario insistió en su posición al decir que "esto es muy simple: la oferta de trabajo que da el estado la pueden tomar o la pueden dejar". "Si el estado decide generar obra pública es más que nada para atender las demandas de la falta de trabajo", insistió, señalando que "están trabajando desde hace tres años y no creo que ninguna empresa se haya fundido".
    Durante la entrevista arremetió contra el denunciante al plantear que "en las condiciones que tenía Córdoba su empresa, nunca tendríamos que haberle dado una obra, porque no podía demostrar solvencia económica". "Una empresa embargada no tiene solvencia económica, y tengo la documentación de los embargos en la Tesorería municipal", añadió al sostener que el municipio apoyó reiteradamente al empresario.
  
    Ignorancia o rumores
    Ante las fuertes acusaciones formuladas por el empresario con respecto a su influencia en el gobierno de Luis Ampuero, volvió a adjudicarlas a "la ignorancia o los rumores que pregona algún irresponsable". "Yo no puedo ponerle el precio a una obra, porque la obra viene con un cómputo y un presupuesto armado desde la oficina técnica, donde indica el costo del metro cuadrado de revoque, de pintura y de cada uno de los insumos", explicó.
    En este contexto, Rain recordó que la comisión de preadjudicaciones está integrada por cinco personas y que en el caso del anfiteatro próximo a construirse, "ante el reclamo de algunas pymes, se mandó a recalcular y Obras Públicas todavía no terminó con esa tarea para poder hacer un nuevo llamado a licitación".
  
    Pagos al día
    El coordinador general de la comuna deseadense también sostuvo categóricamente que se está dando cumplimiento a los pagos comprometidos. "Nosotros no estamos atrasados en el pago a ninguna pyme... siempre se ha pagado en tiempo y forma mensualmente de acuerdo con las certificaciones", aseveró.
    Si bien sostuvo que "no estamos para tirar manteca al techo", Rain recordó que "tenemos doce pymes que son las que normalmente trabajan con la municipalidad y eso significa que tenemos que generar doce obras, aproximadamente, cada dos o tres meses, lo que no es fácil con el presupuesto con el que contamos". "Seis de las doce pymes están trabajando en este momento", dijo, revelando que "hay empresas que nunca se presentaron porque tienen problemas de papeles".

    Política
    En otro tramo de la charla, Oscar Rain avanzó sobre el terreno de las pantanosas internas partidarias locales, al deslizar que "hay muchachos que se dedican  a trabajar y otros quieren hacer política, y ahí está el problema... si quieren hacer política, que la hagan en otro lado y no en el mismo ámbito". "Hay gente que quiere manejarle los precios al municipio y hasta hay algunos que quisieron manejarnos hasta las obras públicas con un listado... entonces, cuando queremos ponerle el cascabel al gato, somos los malos de la película", sentenció.
    "Si van a depender exclusivamente del estado para trabajar, es imposible que salgan adelante", sentenció finalmente el funcionario.

    Denuncia de aprietes
    El secretario coordinador denunció, en este mismo marco, que algunos dirigentes de las pymes "en el caso de algunas obras que quedaron desiertas, hasta sufrieron algunos aprietes y llamados telefónicos de algunos empresarios para que no se presenten". "Es una cosa muy turbia", finalizó.