EL ORDEN DIGITAL

martes, 26 de octubre de 2010

Pocas empresas cumplen con las metas productivas, dice Daniel Fernandez

Daniel Fernández, ex director de Trabajo



"Pocas empresas cumplen con el convenio colectivo
y las metas productivas"



El ex director de Relaciones Laborales de Puerto Deseado, Edgar Daniel Fernández, sostuvo en una entrevista que "son muy pocas las empresas que realmente están cumpliendo con las obligaciones del convenio colectivo de trabajo de la marinería", recordando que "en el 2007 se levantó toda la marinería de Argenova, no solamente los buques radicados en Puerto Deseado sino también los que estaban en Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn". "Ya venía el SOMU local tratando de negociar

con esta firma estas diferencias graves que estaban teniendo los embarcados", añadió.

"Esta es una de las tantas empresas a las que les gusta jugar con el tiempo del trabajador", manifestó Fernández, al recordar que en ese momento participó de una asamblea en el muelle deseadense, comprometiéndose a trabajar sobre el tema. "Los temas sobre los que insistían los marineros eran muy importantes, como el incumplimiento en la devolución del Impuesto a las Ganancias", indicó, para agregar que "este es un tema muy importante porque toca intereses a nivel nacional, y es algo que se tendría que haber investigado en todas las empresas".

El ex funcionario consideró que "el Impuesto a las Ganancias es un impuesto brutal", y recordó que "también estaban reclamando diferencias por incumplimiento de pagos de salarios a la orden, incumplimiento de envío de recibos de sueldo, diferencias por producción, diferencias del 20% por trabajo en frío, diferencias en liquidación de rubro SAC, entre otros". "Lamentablemente esto sucedió, y las negociaciones no estaban llegando a un buen puerto, hasta que intervino Trabajo, y la empresa pidió una conciliación obligatoria, que rechacé porque consideraba que no había ningún punto en discusión, sino que la empresa estaba fuera de los marcos legales".



Críticas al SOMU nacional

A partir de estos reclamos se generó una auditoría "en la que apareció que algunos marineros le debían plata a la empresa", por lo que dijo que a su juicio "esta auditoría es una fraude".

A esta altura Fernández señaló que "claramente el SOMU nacional ha dejado de lado los intereses de los trabajadores". "Lamentablemente los marineros de Santa Cruz son cuatrocientos o quinientos sobre cinco mil o seis mil a nivel nacional y el peso que tiene (Omar) Suárez es muy fuerte, y hasta que la marinería en general en el país no se dé cuenta de esto, los marineros van a seguir sufriendo estas consecuencias", afirmó.



Mayores exigencias

En otro tramo de la nota periodística emitida ayer por FM Desire, Fernández -postulante a la intendencia por la UCR de Puerto Deseado- hizo referencia a las recientes advertencias del gobernador Daniel Peralta con respecto a la modalidad de entrega de los próximos permisos de pesca. "Este es un planteo que yo le he estado haciendo al ex subsecretario Rodolfo Beroiz en ese tiempo porque realmente nosotros vemos que son muy pocas las empresas que están cumpliendo con las metas productivas", denunció.

"Lamentablemente en nuestra dirección de Trabajo en Puerto Deseado se ha perdido ese poder que se tuvo hace algunos años, especialmente en la década del 90, cuando estaba a cargo Alfonso Federici", mencionó, para sostener que "nosotros tendríamos que tener un control más estricto, pero no solamente en cuanto a la cantidad de personal que debe tener cada una de las plantas por los permisos de pesca, sino también en las cosas que hacen a la vida del trabajador". "Es una vergüenza que un trabajador marinero tenga que recibir su recibo de sueldo después de tres o cuatro meses... qué tipo de reclamos va a hacer después de eso", se preguntó.



Permisos de pesca

"La Provincia se tiene que poner firme en esto, y aquella empresa que no cumpla, no habría que esperar al año siguiente, sino cancelarle el permiso de pesca, ya que hay varias empresas que están trabajando muy bien, que cumplen con el trabajador, aunque lamentablemente no son la mayoría", sentenció.

Fernández remarcó que "ahí está la solución... o empiezan a cumplir mes a mes, con un control estricto de la Dirección de Trabajo, y aquellos que no cumplan, que se demoran cuatro o cinco meses, eso es increíble".