EL ORDEN DIGITAL

jueves, 9 de septiembre de 2010

CADA VEZ FALTA MAS AGUA EN PUERTO DESEADO/ Se terminaron los chamuyos y promesas falsas... es la hora de dar soluciones

Se agrava la falta de agua en Deseado


«Sentimos la impotencia de no poder brindar el servicio como debe ser»

En el comienzo de esta semana, vecinos de distintos barrios de Puerto Deseado hicieron conocer sus reclamos por la escasez de agua y las modificaciones en los horarios de suministro.



El responsable de Servicios Públicos admite las dificultades. Este fin de semana habrá un simposio con especialistas para buscar soluciones al grave problema.

«Venimos en decadencia, venimos teniendo algunos inconvenientes, y si bien no se ha cortado totalmente el suministro, vamos corriendo los horarios», admitió ayer el gerente del distrito Deseado de Servicios Públicos Sociedad del Estado, Oscar Nesprías, explicando que «tenemos un sistema por el que dábamos agua cada veinticuatro horas, y ahora lo estamos haciendo cada treinta horas». Ejemplificó que «el que recibió agua hoy a las ocho, va a tener mañana a las doce del mediodía».

El funcionario agregó que los horarios «se van corriendo de a poquito porque no tenemos los niveles suficientes para enviar agua cada veinticuatro horas», y reconoció que «no existe una solución a muy corto plazo», anticipando que «vamos a empezar a trabajar la semana próxima en la zona del kilómetro 45, donde se encuentra la estancia de la familia Fasioli». Allí se realizarán dos nuevas perforaciones, para hacer una serie de estudios y determinar el caudal. «Si da resultado, vamos a hacer una extensión de línea y una extensión de cañerías», comentó, recordando que «son aproximadamente cuatro kilómetros y medio, por lo que tardaríamos aproximadamente un mes y medio para poder inyectar esos nuevos pozos al sistema». «Se nos va a complicar mucho», enfatizó.

Muy complicado

Con respecto a la distribución dentro de la ciudad, Nesprías acotó que «tenemos varios sectores por bombeo y otros por gravedad», y «hay sectores que si no ponemos presión no les llega el agua, y si damos mucha presión reventamos las cañerías». «Es muy complicado... tratamos de cumplir con todos y lamentablemente no podemos hacerlo, y nosotros como usuarios sufrimos como toda la comunidad, y con la impotencia de no poder brindar el servicio como tiene que ser, aunque le buscamos la forma de todos lados», resumió.

Ante los anuncios de construcciones y habilitaciones de nuevos barrios, consideró que «es imposible», preguntándose «qué les damos, si no tenemos para la gente que está en este momento». «Si bien las familias son las mismas, el consumo aumenta». El funcionario señaló que actualmente existen cinco mil cien usuarios en Puerto Deseado y aclaró que «el sistema está preparado para cuando teníamos tres mil».

Estas limitaciones implican también severas dificultades para cualquier posible radicación industrial o turística. «Hoy como estamos no podemos brindarles una respuesta... veremos si dentro de tres o cuatro meses podemos darles una respuesta, porque hoy apenas podemos solventar el consumo de la comunidad y no podemos suministrar agua para alguna nueva industria», aseveró.



Simposio

Oscar Nesprías subrayó la importancia del simposio sobre aguas subterráneas que se llevará a cabo este fin de semana, a partir de la iniciativa del consejo local del Partido Justicialista. En este encuentro participarán técnicos de la Universidad de La Plata, que trabajaron sobre el tema en la década del ochenta, y personal del Consejo Federal de Inversiones. También aportarán sus conocimientos especialistas de SPSE, del ENOHSA, geólogos y personal de Recursos Hídricos de la provincia de Santa Cruz. El viernes debatirán, con la presencia del titular de la empresa provincial, Julián Osorio, sobre el problema que sufre la ciudad, analizarán alternativas, y el sábado presentarán sus conclusiones a la comunidad, elaborando recomendaciones para arribar a soluciones realizables.

La presidenta del PJ, Selsa Hernández, manifestó su satisfacción por haber logrado reunir a los diversos sectores del partido gobernante para avanzar sobre esta búsqueda de respuestas. «Ahora que hay políticas agresivas por parte del Gobierno provincial, como es la sanción de una Ley de Promoción y Desarrollo Industrial, de nada serviría para nuestra localidad si no tenemos los elementos básicos para el desarrollo, y el agua es uno de ellos y por eso entendemos que este simposio va a empezar a dar algunos frutos, aunque no sea la solución definitiva», reflexionó, advirtiendo que «se ha logrado que por primera vez en la historia de Deseado puedan reunirse todos los que han trabajado durante muchos años en el acuífero Pampa Alta».



Un poco de historia

En el año 2007, ante la realización de una reunión del comité de cuenca del Río Senguer, con vistas a la concreción del Dique Los Monos, el ingeniero Luis Barletta -titular en ese entonces de Servicios Públicos- habló de la provisión de agua para el año 2040, recibiendo duras respuestas desde distintos sectores de la comunidad. Nicolás Torres, integrante de la Cámara de Comercio, dijo en ese momento que “es cierto que hay que pensar en el 2040, pero empiecen pensando qué vamos a hacer la semana que viene”.

Torres recordó que le dijo a Barletta que SPSE “tiene que invertir más en Puerto Deseado, en camiones para abastecer a aquellos vecinos que se quedan sin agua muy seguido… SPSE es el que cobra el agua y la luz… ¿por qué tenemos que andar reclamándole a la Municipalidad?”. “El ingeniero dio explicaciones que no tienen nada que ver, entonces yo dije: para estar escuchando estúpidos como este, mejor me mando a mudar”, dijo Torres, agregando que “es un tarado este hombre y por esta razón las cosas están como están en Servicios Públicos”.

“Fue vergonzoso”, sostuvo el comerciante, descartando la posibilidad de que la obra estuviera funcionando en el año 2010, como se afirmaba. “Para compactar el millón de metros cúbicos necesarios para hacer el muro, se necesitan alrededor de cuatro años, más las otras obras que vienen… estamos hablando de no menos de siete años, y viene este trastornado a decirme que para el 2010 vamos a tener agua? Nos siguen metiendo el dedo en la boca…y yo ya le dije al intendente Arturo (Rodríguez) que no se deje meter el dedo en la boca con estos profesionales que vienen mandados, porque a veces los mandan a propósito para hacer un poco de ruido y piensan que los pobladores de Puerto Deseado son todos tarados”. “Fue lamentable”, concluyó.

Lidia Gallardo, quien era presidente de la Cámara de Comercio coincidió con Torres, al señalar que “es vergonzoso ir a perder tiempo a veces a escuchar estas cosas”. “Es un problema que tenemos que solucionar hoy, porque de acuerdo con los proyectos que presentaron ahí, creo que no voy a estar para verlo”, finalizó.