EL ORDEN DIGITAL

martes, 20 de abril de 2010

Informe del diario Prensa Libre/ EL INIDEP BRINDO DETALLES SOBRE LA DISMINUCION DE MERLUZA

La disminución de merluza es más grave de lo que se dice
Se dio a conocer en el informe número 9 del INIDEP. El número de juveniles cayó un 79%. La situación de extrema escasez de merluza en el Golfo San Jorge se adjudica al recurso y no a cuestiones externas. Yauhar pidió al CFP exigir el uso obligatorio de artes selectivas y veda parcial en el Golfo San Jorge.

Finalmente se dio a conocer el informe de juveniles de merluza que, en enero de cada año, realiza el INIDEP en el área de cría norpatagónica. Los resultados fueron alarmantes: el número de juveniles disminuyó en un 79 por ciento respecto a 2009. Como consecuencia, el Subsecretario de Pesca envió una nota al Consejo Federal Pesquero solicitando la implementación de artes de pesca selectivas para merluza y langostino, y la conformación de áreas de esfuerzo restringido en el Golfo San Jorge. En esta semana los consejeros deberán tomar una determinación.

Campaña
La campaña de juveniles de merluza es realizada por biólogos del INIDEP todos los años en el mes de enero, en el área que comprende principalmente el Golfo San Jorge y la plataforma adyacente hasta 100 metros de profundidad. Tiene como objetivo estimar los índices de abundancia de los peces de edades 1 y 2, como indicadores del potencial inicial de cada cohorte y su seguimiento a través de los dos primeros años de vida.
En esta oportunidad, a su vez, se presentó un análisis de la serie histórica desde 2005 hasta 2010 y un estudio en mayor detalle sobre el Golfo San Jorge, dada la situación extraordinaria observada durante el último verano, que estuvo caracterizada por la notoria disminución de la abundancia de merluza, particularmente en el sector centro y sur del mismo. Ante los insistentes reclamos de los pescadores de Comodoro Rivadavia y Caleta Paula, se añadieron investigaciones oceanográficas con el objetivo de comprobar si existieron hechos anómalos derivados de la exploración sísmica de las petroleras.

San Jorge
Generalmente en el Golfo San Jorge se registran los valores más elevados en número de juveniles por ser el área de mayor concentración. Este año, el índice disminuyó en un 79 por ciento respecto a 2009, año en el que se observó un aumento extraordinario de individuos de edad 2. Los adultos –mayores de 32 centímetros– mantuvieron un incremento mucho más leve aunque progresivo a partir de 2008.
Los grupos de edad 1 y 2 disminuyeron desde 2005, llegando al menor valor en 2007. A partir de ese año, el índice de abundancia del grupo de edad 1 presentó un leve incremento hasta 2009, mientras que en 2010 registró una disminución del 53 por ciento respecto al año anterior. El valor para el grupo de edad 2 siguió una tendencia similar pero con una variación más marcada, presentando un extraordinario aumento entre 2008 y 2009, mientras que en 2010 registró una caída del 69 por ciento respecto al año anterior, quedando a un nivel similar al de 2008. La disminución registrada este año procedió principalmente de los sectores centro y sur del Golfo San Jorge.

Valores
Los valores de temperatura del mar en superficie registrados en 2010 indicaron la presencia de un área más fría que en los veranos precedentes, pero tanto éstos como los de temperatura de fondo estuvieron dentro del rango usual para el área de cría monitoreada desde 1995. El resto de las variables oceanográficas –salinidad de superficie y fondo, oxígeno disuelto y otros– no mostraron ninguna anomalía particular, por lo que también pueden considerarse dentro de la variabilidad normal encontrada para el área en el mes de enero.
En cuanto al análisis más pormenorizado del Golfo San Jorge, los biólogos concluyen que no se detectaron cambios en la composición, en la distribución ni en la abundancia de la fauna acompañante dentro del golfo. Tampoco se evidenciaron cambios en las condiciones oceanográficas durante enero de 2010 que pudieran relacionarse directamente con la escasa abundancia de merluza en el sector centro y sur del golfo. Por el contrario, el informe explicita que “las condiciones ambientales se mantuvieron dentro de la variabilidad esperable ya detectada en veranos previos en el área, por lo que este cambio en la abundancia de merluza pareciera un problema propio del recurso”.

Tallas
En cuanto a la estructura de tallas, se observa que durante enero del presente año hubo una notoria disminución del número de individuos del grupo de edad 2 con respecto al año anterior. Como así también –aunque en menor medida– una menor abundancia de edades 0 y 1. Por el contrario, se notó un leve aumento en las edades mayores, particularmente la 3, como resultado de la clase fuerte de edad 2 observada el año anterior: “Evidentemente, a pesar que los individuos de dos años ya son susceptibles de ser capturados por la flota comercial, la numerosidad fue tan elevada que permitió una visible incorporación al grupo de adultos”.

Conclusiones
Los especialistas concluyen, en total contradicción con lo manifestado por los pescadores de Chubut y Santa Cruz, que en función de la información disponible “no puede inferirse una relación causa-efecto que explique la disminución de la abundancia de merluza en el sector centro-sur del golfo durante enero de 2010. Lo que se ve reforzado por la normal presencia y composición de la fauna y la presencia, aunque en bajo número, de pequeños juveniles de merluza, los que son más susceptibles a los cambios en las variables hidroló-gicas respecto a los preadultos y adultos”. Por el contrario, agregan que si algún evento externo hubiera incidido sobre el ambiente, se habrían observado cambios en la distribución y abundancia de otras especies de peces y componentes de la fauna acompañante.
Por último destacan que, si bien los adultos se han visto en parte fortalecidos este año gracias al nivel extraordinario del grupo de edad 2 registrado en 2009, los índices para los grupos de edad 0 y 1actuales son los más bajos de los últimos tres años.
Como estos juveniles pequeños se concentran usualmente en el Golfo San Jorge, consideran que sería necesario implementar algún tipo de medida protectora que disminuya su captura, “tanto en la pesca de merluza como en la de langostino donde forman parte de la fauna acompañante”. Ante los resultados hallados recomiendan aplicar un manejo “particularmente precautorio del área hasta obtener nueva información”.

PRENSA LIBRE