EL ORDEN DIGITAL

jueves, 18 de marzo de 2010

Vecinos del barrio Andrés Randisi recuperan vivienda usurpada


Vecinos del barrio Randisi echan a usurpadores
Ana María Parejas repudia actitud de funcionarios: "ya los vamos a atender"


Una situación insólita se produjo la noche del martes en el Barrio Andrés Randisi, ubicado en el centro urbano de Puerto Deseado, cuando un numeroso grupo de moradores del lugar decidieron expulsar a quienes consideran "usurpadores" de una de las ochenta unidades habitacionales que lo componen.
Teresa Cabana, integrante de la junta vecinal, explicó que "esto viene desde hace cinco años, cuando falleció la mamá de los hermanos Miño en un accidente bastante confuso, que todavía no se ha esclarecido". "Para esa época los chicos eran menores de edad y quedaron con un padrastro a cargo, quien los derivó a distintos hogares, quedando en la casa algunos conocidos", comentó la mujer, señalando que "tiempo después vino a vivir esta familia, a la que llamamos usurpadora".
Más adelante dijo que "los chicos tenían en esa casa mobiliario, que fue dejado en un patio a la intemperie y con el paso de los años está completamente deteriorado", revelando que "hemos venido reclamando a la justicia, al IDUV y también por intermedio de la Junta Vecinal a autoridades que han visitado la localidad, sin ninguna respuesta".
En este contexto puntualizó que también solicitaron a la fiscalía del Juzgado de Primera Instancia "que se arbitren las medidas para la devolución de la vivienda a sus legítimos dueños". "Hicieron caso omiso a nuestra petición, que fue presentada hace más de un año", reclamó, aclarando que "nunca hubo una citación por parte de la fiscalía o un acercamiento".
Con respecto a la situación del inmueble "los moradores argumentaban que era su casa, solamente por el hecho de pagar el consumo de gas y de energía, aunque todos los impuestos y la boleta del IDUV están a nombre de Roxana, la mujer fallecida".
En declaraciones a Prensa Libre, Teresa Cabana denunció que "cuando se intentó recuperar la vivienda, los chicos fueron duramente lastimados por los moradores que estaban afuera". "Uno de ellos les tiró agua hirviendo con una pava, produciéndoles algunas quemaduras", acusó.
Ante este hecho los vecinos resolvieron autoconvocarse y salir en defensa de los jóvenes. Concurrieron al lugar las fuerzas policiales, y después de varias horas de tensión se logró acordar con la fiscalía que los ocupantes abandonen la vivienda con todas sus pertenencias, por lo que la casa fue precintada y quedó custodiada por un agente de policía. "Ellos tienen medios para abonar un alquiler, y los chicos no... uno tiene su familia y está alquilando en un lugar bastante precario", concluyó.

Manoseo y advertencia
La presidenta de la Junta Vecinal, Ana María Parejas, amplió la información sobre este conflicto, agregando que "cuando pasaron cinco años sin respuesta de la justicia dijimos: "basta, esto es un manoseo, vamos a recuperar la casa de los chicos", por lo que agradecemos el acompañamiento de todos los vecinos". "No se puede usurpar una casa cuando ya tiene un propietario", sentenció.
En este sentido cuestionó que "la gente que usurpó las casas de cogestión solidaria tuvo rápidamente sentencia de desalojo y nosotros hace cinco años que estamos peleando por este tema". Parejas agradeció a los concejales Nancy Alvarez y Raúl Mella, que estuvieron presentes en el duro trance, que se extendió desde las veinte hasta pasada la una y treinta de la madrugada, y dedicó un párrafo a "las autoridades de turno que consideran esto un problema privado y no se acercaron", advirtiendo que "los voy a atender cuando inauguremos la sede del barrio".