EL ORDEN DIGITAL

lunes, 29 de marzo de 2010

Tensos momentos frente a la casa del juez/ Al borde de una tragedia

La marcha multitudinaria que recorrió varias calles céntricas de Puerto Deseado estuvo a punto de terminar una tragedia, el pasado viernes, cuando los manifestantes se encontraban frente a la vivienda del juez Oldemar Antonio Villa. Coinciden en responsabilizar a la esposa del magistrado.

"La señora del juez arremetió con su automóvil sobre los manifestantes que estaban parados en la vereda y calle frente al domicilio del juez Oldemar Villa, en busca de información", denuncian en una nota con alrededor de cuarenta firmas amigos y familiares de Rodrigo Remolcoy, precisando que "varios de los participantes a esta marcha lograron eludir la embestida saltando hacia atrás, pero golpeó a un vecino". El juez justificó que su señora se encontrada en estado de nerviosismo, según el relato.
A fin de confirmar detalles del tenso momento que se vivió el viernes, en las primeras horas de la noche, recurrimos a testimonios de algunos de los participantes. María Ríos explicaba que "con toda tranquilidad, salimos desde la carpa hacia la casa de juez; como no salio nadie, seguimos hasta el juzgado", acotando que "en cada lugar se colocaban afiches, se aplaudia al tiempo que repetiamos "justicia" y continuamos la caminata hacia la casa del fiscal". Ahi estaban las luces encendidas, las cortinas corridas y nos esperaban dos policias, los cuales custodiaban al señor fiscal".

Regreso con peligro
"Decidimos regresar a la carpa, y alguien propuso ir de nuevo a la casa del juez", quien ya estaba de regreso, y decidió salir a dialogar con la multitud. El diálogo fue en un fuerte tono, pero el Dr. Villa reiteró que había llevado a cabo la instrucción de la causa, y que las demoras se deben a la falta de un laboratorio para concretar las pruebas necesarias para elevarla a juicio.
Todo se desarrollaba en un clima de tensión, con cánticos y gritos, pero en forma absolutamente pacífica, hasta que "se acercó la esposa del juez, le dijo algo al oído a su marido, cerró el portón y salió con su coche". "En ese momento aceleró, tocó bocina y encaró hacia la calle, al tiempo que escuchábamos a la gente decir: -"ehhhh, ¿qué pasa?, me quiso atropellar"".

"Está alterada"
Ante este peligro inesperado, los manifestantes hicieron lugar, y le cuestionaron al juez Villa lo que estaba ocurriendo, y, según el testimonio que brindaron a Prensa Libre, "cuando le dijimos que su esposa quiso atropellarnos, él respondió: "No, lo que pasa es que está alterada"".
Los marchantes permanecieron unos minutos en el lugar, y vieron con asombro que regresaba la mujer del magistrado. "Como la gente estaba frente al portón, no podía pasar, estábamos indignados por el atropello, ya que pretendíamos que pidiera disculpas", señaló la testigo, recordando que el doctor Villa se acercó al vehículo y le indicó que retrocediera hasta la esquina.

A las carpas
Este gesto de prudencia de ambas partes llevó a los manifestantes a regresar a las carpas ubicadas frente a las dos salidas de la comisaría, donde aguardan hace ya catorce días una resolución judicial que permita que los imputados por el asesinato de Rodrigo Remolcoy esperen el juicio oral detenidos, y que el juicio se realice en Puerto Deseado-
Prensa Libre consultó a otros protagonistas de la marcha, entre los que se encuentran la cronista del cable local Vía Patagónica, Andrea Rodiño, quien confirmó los detalles ofrecidos por María Ríos. Las imágenes de la protesta fueron difundidas parcialmente el viernes durante el informativo televisivo y se anuncia que hoy podrán verse en su totalidad.
Este fin de semana podía observarse una fuerte guardia, integrada por seis agentes de policía, frente al domicilio del juez Villa.