EL ORDEN DIGITAL

viernes, 12 de junio de 2009

Desde STIA acusan a Alfredo Pott, de Santa Elena, por "abandono de persona"

Denuncia gremial al empresario Alfredo Pott
"Es un abandono de persona", aseguran desde STIA

Nuevamente el personal de la planta de la empresa Santa Elena está sufriendo demoras en la percepción de sus haberes. El hecho fue confirmado por el delegado del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación, José Aguilar, quien recordó que "esto se viene produciendo desde hace varios años, que cada quincena tienen que esperar dos o tres días para poder cobrar".
"Hemos tenido reuniones con el presidente de la empresa, Alfredo Pott y con los directivos, que siempre priorizan a la marinería sobre el personal de planta", comentó, denunciando que "no lo entiende el señor Pott, y no le interesa cuidar al personal que tiene en la planta".
Aguilar declaró a FM Desiré que "las garantías de paz social se están dando desde el gremio y el personal", señalando que "Pott me dijo que no podía conseguir el dinero".
"Yo califico como un abandono de persona lo que está haciendo el señor Alfredo Pott", enfatizó, revelando que "venimos haciendo las denuncias quincena a quincena".
"Hay una producción de veinte mil paquetes diarios de kani kama, por lo que con un día de producción se puede pagar una quincena", sostuvo Aguilar, al indicar que la deuda aproximada con el personal ronda los ciento veinte mil pesos. "Estoy cansado con los directivos de Santa Elena, que no me atienden los teléfonos, me dicen "equivocado" cuando llamo", insistió.
En este sentido destacó la actitud del gerente de la pesquera Vieira Argentina, señalando que se reunió con el personal para solicitar un plazo de algunos días para abonar los salarios. "La gente, a pesar de que ya se había notificado la medida de fuerza, decidió trabajar porque el gerente dio la cara", acotó

Acuerdos
El delegado de STIA recordó el acuerdo firmado hace dos semanas en Buenos Aires con los sectores empresarios, determinando que "se garantizaría el empleo, que no se perdieran fuentes de trabajo, que no habría despidos ni caídas de sueldos", y lamentó que "ahora los barcos quedan amarrados, se atrasan las quincenas".
"Pedimos que se cumpla el acuerdo de paz social que se firmó en Buenos Aires, que las empresas hagan un esfuerzo y pongan su parte para que los barcos salgan a pescar", concluyó, resumiendo que "alguna decisión tienen que tomar el gobierno provincial y municipal".