EL ORDEN DIGITAL

martes, 5 de mayo de 2009

Trata de personas/ Clarín agregó detalles

Clarín redobló la apuesta
Desnudan cómo opera la red de prostitución en Río Gallegos


En un informe publicado ayer (por el domingo) por el diario Clarín, se habla de dos “grupos” que manejan la mayoría de los burdeles de la ciudad. De dónde vienen las mujeres. A pesar de la ley que las prohíbe, las autoridades insisten en la cuestión “cultural”. Para Lozano, el problema no pasa “porque existan las casitas”, sino por combatir los delitos que se mueven a su alrededor.Río Gallegos

Luego del escándalo generado a partir de la difusión de un video por parte de la cooperativa La Alameda, que lucha contra la trata de personas, el cual fuera publicado por el diario Clarín la semana pasada, fueron múltiples las críticas que se alzaron contra la fundación y el medio nacional, al considerar que la denuncia “tenía poco sustento” y que se había tratado sobre la acusación contra el jefe de Policía, a quien se lo involucra en el video “con total liviandad”.
Lejos de transmitir la fuerte desmentida que desde el Gobierno se realizó en defensa del jefe policial, el matutino nacional redobló la apuesta y ayer volvió a ocuparse de “Las Casitas” de Río Gallegos, explicando cómo, desde su investigación, se monta el entramado en la red de prostitución local.
En el artículo se denuncia que la existencia de los prostíbulos “pareciera estar aceptada por muchos de quienes forman el entramado institucional que debería controlarla: el poder político, la Policía y la Justicia locales no trabajan tanto como dicen, y se pasan las culpas, mientras el consentimiento de la sociedad ampara la desidia”.
Clarín accedió a informes que revelan que las redes operan desde distintos puntos del país.
Según explica, hay registros de fuentes judiciales nacionales a los que accedió este diario que muestran investigaciones sobre trata de mujeres desde hace más de una década. “Hace años que vienen chicas de todas las provincias y de países como Paraguay o República Dominicana. La mayoría piensa que tendrá otro trabajo o un gran sueldo”, cuenta una fuente policial que conoce los movimientos en “Las Casitas” y no comparte lo poco que se hace.
Según dice Clarín que pudo constatar, “dos grupos manejan la mayoría de los burdeles. Se habla de “Los Flores” y las hermanas Moyano, dos clanes pesados que se reparten el mapa de chicas: uno trabaja con mujeres de la región de Cuyo, el otro de Salta y Tucumán. Informes de la Justicia a los que tuvo acceso este cronista aseguran que “Los Flores” se dedican a la prostitución y a la venta de drogas. Regentean locales en “Las Casitas” y en el centro de Río Gallegos -dice el documento-, a metros de la Comisaría Segunda con jurisdicción sobre la zona”.
El artículo sigue planteando que la red funciona aceitadamente. “Los proxenetas de cada provincia negocian con los dueños de las “casas” de Río Gallegos; les venden una “plaza”, es decir, el servicio de una mujer por 45 días. Muchas (entre ellas hay menores) llegan engañadas. Una vez aquí, las obligan a prostituirse para juntar el dinero que deben devolver por lo invertido: se ofrecen al sexo y encima pagan. Pasado este tiempo, algunas pueden cambiar de local si pagan por ellas, como un pase de un futbolista. Muy pocas lograrían irse terminado el plazo”.
Clarín expone el caso de “Yuliana”, una joven de 21 años que logró salir el año pasado de uno de los prostíbulos. Cuenta que llegó hace dos años del norte del país (cuando aún era menor de edad), a sabiendas que trabajaría en un prostíbulo. “Me prometieron $ 6.000 por mes y nunca los cobré. Al tiempo me fui, pero después de pagarles $ 1.000, gracias a alguien que me ayudó. Otras no tienen esa suerte y les sacan todo, hasta les hacen un DNI trucho. Están esclavas”, cuenta. El artículo aclara que las chicas se llevan no más del 30 %, con lo que se les complica completar la “deuda”. “Yuliana” dice que vio políticos y policías dentro del local. “Los ves muy tranquilos. No pagan el pase, pero gastan fortunas en alcohol, por algo no los cierran”.


Organización cuasi mafiosa
“Es de sospechar la íntima connivencia entre burdeles, Policía y poder político. Es una organización cuasi mafiosa que maneja mucho dinero”, dice el concejal de Encuentro Ciudadano, José Luis Janezak, a Clarín.
Por su parte, el secretario de Gobierno municipal, Ernesto Cruz, también dijo a Clarín que esta semana cerrará las casas que no inicien el trámite de habilitación como cabarets clase C. Este tipo de locales puede tener alternadoras, “pero no prostitutas que ofrezcan sexo en el local, algo que ocurre. La Comuna las controla con una libreta sanitaria en la que, según “Yuliana”, figuran como alternadoras”, aclara el artículo del matutino nacional.


Por orden del juez
“Sólo podemos entrar sin orden del juez si están habilitadas y le dan el poder de policía al Municipio. Este año rescatamos 12 chicas; en 2008, otras tantas. No es verdad que la Policía esté arreglada. Investigo, trabajo y me quieren sacar del medio”, se defendió en su despacho Alejandro Martín, jefe de la Policía de Santa Cruz, acusado por La Alameda de haber estado en “Venus”, de Moyano, en un video presentado a la Justicia.
Pero Martín y el Gobierno provincial niegan que sea él. Tanto lo rechazan, que el gobernador Daniel Peralta amenazó con renunciar si se prueba que era Martín. El jueves, Peralta dijo que ‘Las Casitas’ “son parte de la cultura local” y que la provincia demandará a La Alameda.


LA OPINION AUSTRAL, 4/5/09