EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 27 de mayo de 2009

Pesca

La peor temporada de la historia: preocupan las bajas capturas de un recurso que generaba mano de obra genuina en los puertos patagónicos
El calamar ausente

Puerto Deseado, (C).- Cuando quedan alrededor de once barcos poteros operando en el caladero nacional sobre el recurso calamar, un informe técnico confeccionado por el INIDEP que fue presentado hace pocos días ante el Consejo Federal Pesquero indica una disminución significativa de la biomasa y de la numerosidad del Illex respecto a los años anteriores, lo que convierte a esta temporada en la peor de la historia de la pesquería.
Hasta fines de abril, 88 buques contabilizados, 69 argentinos y 19 de la (FPAIM) Flota potera que opera alrededor de Islas Malvinas y 162 arrastreros llevaban capturadas 47.227 toneladas, un número muy inferior si se lo compara con la temporada anterior donde las capturas totales sin contar la FPAIM fue de 256.046 toneladas. Aunque vale aclarar que la pesca en aguas adyacentes tampoco fue buena ya que la flota extranjera que opera allí habría capturado 60 mil toneladas.

Difícil situación de las empresas
De todos modos, pese a la apertura al Norte del paralelo 46, las capturas no tuvieron un repunte significativo lo que produjo que muchos barcos regresaran a puerto despidiéndose de la temporada como ocurrió con los buques de las operadoras españolas Vieira, Empesur y Arbumasa que no llegaron a completar ni siquiera media bodega, luego de haber permanecido un mes de marea dando de ese modo por perdida la zafra con el agravante de que los operarios tendrán serias dificultades para procesar ante la falta de materia prima.

En Puerto Deseado, los desembarques del calamar fueron también los más bajos, el movimiento de la flota potera que ocupaba centenares de obreros despareció sembrando la desocupación y dejando huérfanos a decenas de camiones que efectuaban el traslado de la materia prima desde el muelle hacia la planta; "muchos nos metimos en créditos para arreglar las máquinas o para comprar algún camión pero hoy el puerto sin calamar no es rentable, el calamar mueve volúmenes , es más gente en las descargas, más gente en los embarques, ahora nos estamos defendiendo con el langostino pero cuando éste se acabe el pueblo va ser un pueblo fantasma", confió un trabajador.

DIARIO CRONICA de Comodoro Rivadavia