EL ORDEN DIGITAL

viernes, 22 de mayo de 2009

Nuevo reclamo en el hospital de Puerto Deseado
Controversias por despido de una pediatra

Cuando faltaban pocas horas para la finalización del "quite de colaboración" que se cumplía en el ámbito del hospital de Puerto Deseado, recrudeció el conflicto a partir de la determinación de las autoridades sanitarias provinciales de "prescindir de los servicios de la pediatra" Fabiana Faraldo.
"Nosotros luchamos para que vengan especialistas, todavía faltan médicos" expresó en horas de la mañana la enfermera Delicia Flores, quien calificó de "arbitraria" la medida y dijo que "no es la única... hay otros cinco compañeros que no van a pasar a contrato provincial por una decisión tomada desde acá". En este contexto insistió en que "recibimos un memorándum que consideramos de persecución, sin membrete y con distintas fechas", revelando que se presentaron varias decenas de denuncias en la delegación de la Subsecretaría de Trabajo y en el juzgado local de primera instancia en este sentido.
Durante la mañana corrieron versiones poco claras sobre la situación que se presentaba dentro del nosocomio, a tal punto que concurrió una delegación policial, alertada por una voz anónima, según lo aclaró el comisario Carlos Ayuso. "Nosotras no llamamos a la policía, porque nunca nos sentimos amenazadas, nunca estuvimos en ninguna situación riesgosa", declararon posteriormente las responsables de la dirección.

Fundamentos
Las directoras del hospital deseadense, Bibiana Zubimendi y Magdalena Covello, afirmaron que "las emergencias pediátricas y los nacimientos están salvaguardados". "No es idea de la dirección ventilar todas las situaciones internas", dijo Covello, admitiendo que se decidió "prescindir con personal que estaba cumpliendo funciones de pediatría".
La médica Bibiana Zubimendi mencionó que "para algunos profesionales la adaptación cuesta". "A veces a los profesionales nos cuesta adaptarnos al lugar donde estamos y por ahí se pueden tomar conductas equivocadas", comentó al fundamentar la polémica determinación. "Nosotros elaboramos informes técnicos sobre un desempeño profesional", sostuvo Zubimendi, en tanto Covello confirmó que "las decisiones que toma la dirección son para salvaguardar la salud de las personas y para salvaguardar la institución". "Las decisiones fueron consensuadas con nuestro nivel jerárquico", reiteró, para enfatizar que "se tenía que salvaguardar la salud de la población, en este caso de los neonatos y los pediátricos".
La contadora Silvana Cis, quien formó parte del equipo de conducción del hospital hasta hace dos meses, aclaró que "la doctora Faraldo llegó a Puerto Deseado en octubre, con la promesa de la provincia de un contrato a partir de octubre, y en el mes de noviembre, sin tener un contrato, ella -que vino de muy lejos sabía cuanto iba a ganar- ya estaba adherida a un paro, y en diciembre hizo otro y en marzo de nuevo". "La comunidad de Puerto Deseado no merece tener una profesional que está permanentemente de paro ni bien llega, cuando aceptó lo que iba a ganar y por eso vino a esta ciudad", opinó la ex funcionaria, informando que "ya en enero se pidió que se le rescinda el contrato, y no fue a partir de la firma de ninguna nota".

Cuarenta denuncias penales
Un grupo de profesionales, encabezado por el enfermero Julio Millaldeo, planteó que "lo que hizo la doctora Faraldo junto con los otros pediatras fue pedir que se mejoren las condiciones de trabajo", señalando que "en el hospital el área de neonatología funciona en una habitación que no está preparada para eso". Millaldeo se presentó en los estudios de FM Desiré acompañado por los médicos Joel Huerta, Roxana Oitana, Carlos Schenone, Liliana Chamorro, Luis Paz, Walter Yáñez y Mohamed Hassan, confirmando que "presentamos alrededor de cuarenta denuncias penales por persecución, acoso y amenazas, porque hay una lista de sesenta y tres personas, de las que ya tuvimos la primera víctima que es la doctora Faraldo, separada de su trabajo simplemente por dar una opinión diferente, por querer salvaguardar la salud de los neonatos".
"Nosotros no queremos hacer paro, no somos vagos, ni estamos acá para hacernos millonarios", manifestó el enfermero, quien entiende que "el despido de la doctora Faraldo es una medida ejemplificadora". A su juicio "están llevando a cabo las amenazas que hicieron por escrito el lunes", advirtiendo que "después sigue el doctor Hassan y somos sesenta y tres en la lista". Según Millaldeo "la dirección considera que la única forma de trabajar en este hospital y no querer dar la asistencia que corresponde a la población". "Si la doctora Faraldo fuera una mala profesional y no trabajara yo sería el primero en estar denunciándola", subrayó Millaldeo, acotando que "cometió el error de dar su opinión, una opinión diferente, en democracia, donde se supone que las ideas diferentes conviven para un bien común".
El médico Walter Yáñez, ex director del nosocomio deseadense, dijo que "nos sentimos perseguidos, discriminados, ya llevamos siete meses con este problema", y se manifestó "indignado, ya que por pensar distinto, por querer mejorar, recibimos este tipo de ataque".