EL ORDEN DIGITAL

martes, 5 de mayo de 2009

Doble crimen de Puerto Deseado
HOY DICTA SENTENCIA EL TRIBUNAL

Tensa expectativa se vive en esta ciudad ante la última jornada del juicio por el doble crimen cometido en la madrugada del ocho de julio del 2007. En aquella oportunidad, los padres de Verónica Fernández la encontraron asesinada de varias puñaladas junto a su bebé, Matheo, que corrió el mismo destino.
El único procesado y detenido en esta impactante causa fue Hernán Almirón, quien había mantenido una relación sentimental con la infortunada joven. Durante la primera etapa del proceso judicial declararon varios testigos, entre los que se encontraban Mónica Vargas, la madre de Verónica, amigos de los jóvenes, el médico forense José Luis Aberastain, la psicóloga Elena Lemos, el comisario Carlos Ayuso y otros.
Las audiencias se desarrollaron con absoluta normalidad, salvo en el momento en que uno de los testigos se abalanzó sobre Almirón y lo derribó, tomándolo a golpes de puño. Tras este hecho, el acusado no volvió a estar frente al público que presenciaba el juicio.
Tal como lo informamos hace casi dos semanas, un hecho inesperado sacudió a la comunidad deseadense, cuando Daniel Fernández, padre de la víctima, dio a conocer la posible existencia de un testigo que se había presentado en su domicilio con la intención de dar a conocer un hecho desconocido para todos. El jurado presidido por la abogada Cristina Lembeye, pese a faltar pocos minutos para la lectura de los alegatos y el dictado de la sentencia, aceptó que Jaime Kremmer se presentara a declarar; en un lenguaje llano y simple, Kremmer relató que en la madrugada del ocho de julio, minutos antes de las siete de la mañana, había visto al acusado saliendo del predio donde se encontraba la casa que habitaban Verónica y Matheo Fernández.
Tras esta sorprendente declaración, el tribunal oral pasó a un cuarto intermedio, que se prolongó debido al fallecimiento de un familiar directo de la jueza Lembeye. Hoy, a partir de las ocho y media de la mañana, se producirán los alegatos de la fiscalía y la defensa, y en la tarde se conocerá la sentencia que cerrará uno de los crímenes más horrendos en la historia de Puerto Deseado.