EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 15 de abril de 2009

UNA MUJER DEBERIA SUCEDER A LA SENADORA FALLECIDA

Tras la muerte de la senadora nacional, la santacruceña Judit Forstmann, en las últimas horas existieron diferentes posturas respecto de quién deberá reemplazarla y hasta se barajó la posibilidad de una votación para definir la banca.
Sin embargo, ayer el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado de la Nación, el también santacruceño Nicolás Fernández, afirmó a los medios de Caleta Olivia que quien debiera asumir la banca es Jorge Banicevich.
Algunos legisladores sostienen que para reemplazar a la senadora fallecida habrá que recurrir a una elección. Es que Selva Judit Forstmann fue votada en 2005 como senadora suplente, bajo la fórmula kirchnerista encabezada en Santa Cruz por Alicia Kirchner y Nicolás Fernández, quienes resultaron electos senadores nacionales en esa oportunidad.
En un primer momento Alicia Kirchner pidió licencia especial en el Senado y siguió el cargo de Ministra de Acción Social, puesta por su hermano Néstor Kirchner quien por entonces era presidente de la Nación.
Dos años después, cuando fue confirmada en el cargo por su cuñada, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Alicia Kirchner decidió presentar su renuncia al cargo de senadora de la Nación por la que había sido electa en octubre de 2005.
Así las cosas, el 10 de diciembre de 2007 asumió Selva Judit Forstmann, la suplente ahora fallecida, dejando por ahora la Provincia de Santa Cruz, sin un lugar en la Cámara alta.
Si bien hay un suplente en lista de espera (Jorge Banicevich, suplente de Nicolás Fernández), no podría asumir porque su designación sería contraria a la ley del cupo femenino.
El gran dilema que se plantea es si existe alguna excepción en el Código Electoral Nacional, para este tipo de circunstancias. Ocurre que las elecciones para cargos nacionales las convoca el Presidente de la Nación y ya fueron definidas para el 28 de junio. En este caso la convocatoria para Santa Cruz estaría fuera de término.
De acuerdo a la ley, en cada distrito electoral la convocatoria deberá hacerse con 90 días, por lo menos, de anticipación. El 28 de marzo fue el último plazo.
De esta manera está prácticamente descartado que Santa Cruz vote el cargo de senador de la Nación el próximo 28 de junio. Lo que sí estaría claro es que la futura representación deberá caer en manos de una mujer.

TIEMPO SUR