EL ORDEN DIGITAL

jueves, 16 de abril de 2009

LAS TRAGICAS CONSECUENCIAS DEL VANDALISMO

EL VANDALISMO PUSO EN PELIGRO LA VIDA DE UN NIÑO
Avión sanitario no pudo aterrizar en Deseado por falta de luz en el aeropuerto

La directora del hospital de Puerto Deseado, Bibiana Zubimendi, confirmó el grave accidente sufrido por un niño de casi dos años de edad el lunes pasado. En momentos en que deambulaba por su hogar, un televisor de 24 pulgadas cayó sobre su cuerpo, provocando a su vez su caída al suelo.
"El niño ingresó al hospital en la noche con un traumatismo craneo-encefálico importante, que se fue agravando a lo largo de los minutos", explicó la médica pediatra, detallando que el accidentado tenía "dos fracturas en el cráneo, sangrado espontáneo por la nariz, vómitos de sangre".
La doctora Zubimendi precisó que "acá se actuó rápidamente, solicitando el avión sanitario para trasladarlo a Río Gallegos, donde hay terapia intensiva pediátrica".
"Ante la premura del caso tuvimos que derivarlo a Caleta Olivia, donde tienen tomografía y neurocirujanos", comentó a este diario, destacando que "allí se hicieron las primeras medidas de urgencia, porque hubo que drenarle una hemorragia intraparenquimatosa". "Luego, en estado muy grave, se traslada desde Comodoro Rivadavia con el avión sanitario, a la terapia intensiva del hospital de Río Gallegos", recordó.

Vergonzante
Al consultar a la profesional sobre los motivos que impidieron que el niño fuera trasladado directamente desde Puerto Deseado, ahorrando varias horas que podrían ser determinantes en su recuperación e inclusive en su supervivencia, la pediatra Zubimendi señaló que "el problema es que en este momento el aeropuerto no tiene luces, y por eso los aviones no pueden bajar a la noche".
"El aeropuerto no tiene luces y no tiene cerco perimetral, y eso hace que manos anónimas roben esas lámparas, como ocurrió varias veces, por lo que tenemos que trasladar a un paciente grave hasta Comodoro Rivadavia, haciendo perder mucho tiempo", planteó la directora del nosocomio. Recordemos que la distancia entre Puerto Deseado y Comodoro Rivadavia es de casi trescientos kilómetros.
Bibiana Zubimendi puso de relieve la actitud del personal del hospital de Caleta Olivia, y especialmente al doctor Giorgi. "Ellos hicieron una primera evaluación y la atención de urgencia, ellos comprendieron nuestra urgencia, porque este chiquito no aguantaba y tuvimos que hacer este paso intermedio", enfatizó.
"No sé de quién dependerá que tengamos el cerco perimetral y las luces nocturnas, porque en estos casos de urgencia nos damos cuenta lo lejos que estamos, y estas son cosas que se podrían solucionar", concluyó.