EL ORDEN DIGITAL

jueves, 23 de abril de 2009

JUICIO POR EL DOBLE CRIMEN/ La declaración de Jaime Kremer



JUICIO POR EL DOBLE CRIMEN DE PUERTO DESEADO
Apareció un testigo que cambió la historia

A escasas horas de conocerse la sentencia, irrumpió en el controvertido juicio por el asesinato de Verónica y Matheo Fernández un nuevo elemento. Jaime Kremer, chofer de un micro municipal, dice haber observado al acusado Hernán Almirón a pocos metros de la escena del crimen. Conmoción en Deseado por los nuevos datos que demorarán una semana el veredicto.

Este miércoles, a las nueve de la mañana se produjo un inesperado giro en el juicio por el asesinato de Verónica y Matheo Fernández. En declaraciones al programa radial "Deseado Revista" (FM DESIRE), Daniel Fernández reveló que a última hora del martes se comunicó con él un testigo que podría aportar datos contundentes para esclarecer el doble crimen.
Jaime Kremer habría visto, a las siete menos cinco de la mañana del domingo ocho de julio del 2007 al único acusado por el crimen, Hernán Almirón, saliendo del predio donde se encuentra la casa en la que habitaba Verónica Fernández.
La revelación de Fernández conmocionó nuevamente a la población y modificó la agenda del tribunal oral que preside Cristina de los Angeles Lembeye. En efecto, para la hora en que se produjo esta revelación a través de los medios, estaban previstos los alegatos de la fiscalía y la defensa, en tanto esta tarde se iba a conocer la sentencia.
En un primer momento hubo dudas sobre la aceptación o no de este testigo, pero varios abogados coincidieron en que esta posibilidad existía por no haberse cerrado definitivamente el debate. Kremer pudo declarar pasado el mediodía, en tanto Mac Leod (el hombre que tomó la foto digital del colectivo) no se encontraba en la ciudad, por lo que declararía la semana próxima.
Este diario pudo averiguar que su esposa entregó a la justicia la CPU para que pueda verificarse el día y horario y todo otro dato relativo a esa imagen.

El hombre que vio
Al aceptar los jueces la petición de la familia de los asesinados, finalmente Jaime Kremer, de 55 años, empleado municipal, declaró voluntariamente ante el tribunal oral, en el museo Mario Brozoski.
"Estaba mirando el juicio por televisión y me llamó la atención que no había pruebas de lo que había pasado en ese horario", dijo Kremer, quien afirmó haber salido de su domicilio a las siete menos cuarto de la mañana, para ir a buscar a su compañero Gustavo Mac Leod, que vive sobre la calle Maipú. Este trayecto lo realizó en el mismo micro, que llevaría gente de una iglesia a Caleta Olivia.
"Cuando iba a mitad de cuadra veo a Hernán Almirón saliendo de esa casa rosada, y cuando vio el colectivo se detuvo... yo quería hacerle señas de que no se cruce, porque no iba a poder parar", aseveró.
"Mac Leod le sacó una foto al colectivo, y Almirón paró, luego bajó a la calle y siguió hacia la panadería por el rastro que iba dejando el colectivo en la nieve", agregó, señalando que lo vio alejarse a través del espejo retrovisor. "En la mano llevaba una bolsita de nylon blanca y alguna ropa en la misma mano, como si fuera un buzo o una cosa así", dijo luego, recordando que viajaron a Caleta Olivia, donde permanecieron todo el día.
Con respecto a la foto, dijo que "sale la fecha, 8 de julio del 2007, y la hora en que fue tomada". Al ser interrogado sobre las razones que determinaron su silencio durante más de un año y medio, Kremer
Cuando los defensores de Hernán Almirón le consultaron con respecto a la visibilidad en el lugar, el testigo dijo que "estaba todo nevado, todo blanco, no había rastros de que hubiera pasado algún vehículo", por lo que dijo haber observado la vestimenta que llevaba el caminante. "Yo miraba que no se me cruce, porque si paraba, se me iba el colectivo para atrás", señaló, agregando que no observó manchas en su ropa, y que la prenda que llevaba en sus manos era de color "marrón o rojo". "Cuando lo vi saliendo del patio, lo menos que me imaginaba era que había hecho una macana", mencionó, planteando que Almirón "abrió la puerta con la mano izquierda y llevaba las cosas en la mano derecha".
"En la municipalidad se lo comenté a los muchachos con los que tomo mate a la mañana en el taller", respondió Kremer ante la defensa de Almirón, mencionando a algunos de sus compañeros de trabajo.
Interrogado sobre las razones de su demora, Jaime Kremer dijo que "antes no tuve coraje para contárselo a Fernández y a su esposa", mencionando sus reparos en este aspecto porque él mismo perdió un hijo hace un año.

Cuarto intermedio
El tribunal presidido por la doctora Cristina de los Angeles Lembeye establecio un cuarto intermedio hasta el jueves 30 de abril. Ese día, a las 8,30, declarara Gustavo Mac Leod, quien tomo una foto digital del micro que manejaba "Yiye" Kremer el 8 de julio del 2007. La foto está tomada en horas nocturnas y será sometida a pericias para su evaluación por el tribunal.
"Tenemos que hacer un reevaluación de nuestro alegato", dijo el fiscal Carlos Rearte. Los alegatos se presentaran el jueves 30.