EL ORDEN DIGITAL

martes, 21 de abril de 2009

IMPACTANTES DECLARACIONES DEL CURA PARROCO ENRIQUE LAPADULA

"No tengo miedo a que me metan dos balas en la frente"
EL PARROCO LAPADULA HABLO SOBRE DROGA, DESPENALIZACION Y CONSIDERO "HIPOCRITA" LA POSICION DE LA IGLESIA


Enrique Lapadula considera que "si los políticos no quieren, la droga no está". Cuestiona las donaciones que reciben las iglesias. "Están en juego los jóvenes", sostiene, y plantea la despenalización como un mal menor.

El cura párroco de Puerto Deseado, Enrique Lapadula, sostuvo que "no solamente la Argentina, sino todos los países están siendo cómplices de la droga, porque no la atacan, y cuando la atacan es por motivos de poder". "¿Quién no tiene en la familia alguién que consuma? Ninguno, ni yo...", arriesgó.
"No se puede acusar a nadie porque la persona que acusa en temas de droga no tiene defensa", sostuvo el clérigo, al recordar que fue citado a declarar por la justicia federal en Comodoro Rivadavia. "Yo no acuso a nadie, pero digo que si los políticos no quieren, la droga no está", insistió.
En declaraciones a FM Desiré, Lapadula planteó que "es importante que las personas, con prudencia, se jueguen por la verdad". "Hasta que no vea un político con dos balazos en la cabeza por combatir la droga, no voy a creerles", aseveró.
"Yo tengo políticos amigos, pero la pasan tan bien que no creo que estén combatiendo la droga... al menos están a un costado; es un negocio tan grande... ya te pagan con mirar a otro lado", ironizó.
"Ni siquiera se puede ir a buscar pruebas, porque buscar pruebas puede ser muy peligroso para uno, para sus parientes", señaló, agregando que "la mayoría de nuestros empleados públicos, sean policía, prefectura, no pueden intervenir porque corren peligro sus puestos, sus vidas".

Despenalización
Enrique Lapadula consideró que "lo único que se puede hacer es hablar del tema de la despenalización, para que la gente se dé cuenta de lo que estamos tratando". "La despenalización es un mal, pero es el único mal que puede dar una vuelta la hoja", afirmó.
Al ser consultado sobre la posibilidad de llevar esta inquietud ante diputados o senadores nacionales, fue más allá, al decir que "a mí me tocaría llevarlo por el lado de la iglesia, pero la iglesia en esto es hipócrita". Fundamentó esta opinión al sostener que "todas las donaciones importantes que llegan vienen del lado de la droga, porque es una forma de cubrirse, porque no es una empresa, todas las empresas están pactadas, un poco más, un poco menos, porque estamos en la globalización".
Recordando sus diferencias públicas con el senador Nicolás Fernández, dijo que "zonzamente un senador fue a dar una charla a mi parroquia y justo trató el tema de drogas... si al menos hubiera hablado de otra cosa...". "El creyó que yo lo atacaba, pero yo casi no lo conocía; lo que conocía de él no lo puedo decir", deslizó.
"Por muchas cosas, y eso también me lo da el celibato, no tengo miedo que me metan dos balas en la frente, pero tampoco quisiera morir como otros curas que murieron por el tema de drogas en Caleta y no pasó nada, ni el obispo pudo intervenir", comentó, para añadir que "es un tema muy enfermizo en nuestra sociedad, pero están en juego los jóvenes".