EL ORDEN DIGITAL

lunes, 27 de abril de 2009

Gestiones de la Cámara de Comercio de Deseado
Para la gente, una casa como la gente


Uno de los problemas que se reitera en distintas localidades, en especial aquellas que han tenido un crecimiento aluvional de su población sin un aumento correlativo de la construcción, es la aparición de inquilinatos, casas precarias y espacios no adecuados para el establecimiento de individuos o familias.
La explosión de la actividad pesquera en la década del ochenta y la continuidad del trabajo portuario, la búsqueda de un destino mejor en una provincia con baja desocupación y con un nivel de vida superior, y con mayores oportunidades, ha sido un imán que atrajo a miles de personas de distintas provincias argentinas y de países limítrofes, principalmente de Bolivia.
En varias oportunidades se han producido situaciones de peligro en lugares donde las conexiones eléctricas o de gas son clandestinas. Algunos de estos inquilinatos han tenido personas fallecidas en incendios o por el monóxido de carbono debido a estos temas, pero la cuestión nunca fue abordada en profundidad. Actualmente hay lugares no habilitados donde, por ejemplo, no existe conexión a la red cloacal, lo que ocasiona severos problemas sanitarios a los vecinos de los alrededores. Otros, directamente, no tienen agua o estan "colgados" a la red de Servicios Públicos, produciendo problemas a quienes están legalmente conectados.
La Cámara de Comercio, Industria y Afines, que preside Jorge Cis, ha presentado un proyecto para reglamentar los alquileres, incluyendo una serie de requisitos en dos rubros principales: "complejos o conjuntos habitacionales" y "casas de inquilinato".

Requisitos
En este contexto establecen como requisitos mínimos para la habilitación de complejos habitacionales la presentación de planos, la inscripción en el municipio y el pago de tasas según la cantidad de unidades.
En el caso de las casas de inquilinato, se indica que "los dueños de las casas que actualmente existen, deberán solicitar la inscripción dentro del plazo de treinta días".
El texto establece que "el piso de las habitaciones no podrá ser de tierra, ni ladrillos" y que las habitaciones deberán tener por lo menos tres metros de altura y una ventana o bien una banderola sobre la puerta", entre otros requisitos.
Los propietarios de estos grupos habitacionales tienen, entre otras obligaciones, las de "llevar un libro foliado y sellado, en el que constará el movimiento de inquilinos", además de otras condiciones vinculadas con la higiene y el bienestar de quienes alquilen en esos lugares.

Lograr la equidad
Al fundamentar esta propuesta, los integrantes de la Cámara señalan que "se han generado lugares para vivienda que no cumplen con requisitos mínimos de habitabilidad y mucho menos de higiene, permitiendo así la proliferación de enfermedades". Sostienen asimismo que "es necesario llevar un registro de los propietarios y de los inquilinos para que en caso de necesidad puedan ser ubicados".
Por otra parte consideran indispensable "lograr la equidad entre los comercios que cumplen con todas las obligaciones de habitabilidad, higiene y tributarias prestando los servicios para los cuales están habilitados, como hoteles, apart-hotel, residenciales, pensiones y otros".