EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 25 de febrero de 2009

NUMEROSAS QUEJAS SOBRE EL FUNCIONAMIENTO DE LA C.S.S.
Afiliados de Puerto Deseado plantean carencias en la delegación local

Varios afiliados a la Caja de Servicios Sociales plantearon esta semana los problemas generados en la delegación de Puerto Deseado por la falta de funcionamiento de los equipos de computación. El problema se debería a virus que habrían ingresado a las computadoras.
"El problema es que no se otorgan órdenes, y yo tuve que pedirle a una amiga en Caleta Olivia que me sacara una orden para que mi hija pudiera ser atendida el domingo en esa ciudad", señaló una de las damnificadas, agregando que "desde noviembre estoy esperando una derivación para mi hija, que tiene vitiligo". "Me dijeron que tengo que esperar hasta marzo o abril, y me parece demasiado tiempo, aunque la enfermedad no sea grave", dijo.
Otra afiliada insistió en que "por la falta de sistema no estaban otorgando órdenes desde hacía varios días", sugiriendo que "en caso de no funcionar el sistema que interconecta a la delegación con la provincia debería existir otra alternativa". "Los empleados ponen la mejor predisposición pero no cuentan con todos los elementos", sostuvo Adriana Nahuelquín.
Sobre el mismo tema, Adriana Díaz recordó que la CSS se encuentra intervenida hace muchos años y lamentó la falta de participación de los afiliados para reclamar su normalización. "Si no reclamamos por escrito, quiere decir que esta todo bien", manifestó, recordando que ha formulado numerosos reclamos por nota, logrando finalmente la respuesta requerida.
Felicita Pando, también afiliada a la CSS, sometida recientemente a un autotransplante de médula, requirió que sus autoridades impongan a las farmacias la obligación de contar con un stock de medicamentos específicos cuyo suministro no se puede interrumpir. "Si una farmacia no quiere atender una obra social, que se borre, hay que darle las gracias por los servicios no prestados y contratar a otra", enfatizó, para añadir que "la Caja de Servicios Sociales es nuestra, y los empleados cobran su sueldo con la plata que aportamos nosotros".
Eduardo Alonso, paciente diabético, sostuvo que ha tenido dificultades para contar con la insulina que debe inyectarse diariamente. "A veces estoy hasta una semana o diez días sin contar con la insulina", dijo, para comentar que "he hecho llegar mi reclamo por nota a las autoridades de la Caja, a través del diputado Roberto Fernández". "Las farmacias que atienden a afiliados de la CSS tienen que tener insulina en reserva, y nunca la tienen", denunció.
Edith Aravales, a su vez, dijo que "está bien la tecnología, pero si la máquina se rompió hay una lapicera y la orden se puede extender a mano", revelando que, ante su insistencia, logró gestionar en forma manual la orden de atención que requería. En este contexto recordó que "desde el miércoles estaba sin receta; la farmacia cobra el cien por ciento y después tenemos sólo dos días para presentar la orden para tener el descuento".

SOLUCION
En las primeras horas de este miércoles, el programa radial "Deseado Revista" logró corroborar que la atención en la Caja de Servicios Sociales de Puerto Deseado, al menos en lo referente a la emisión de órdenes, se había normalizado.