EL ORDEN DIGITAL

viernes, 21 de noviembre de 2008

TRAGEDIA CON RIBETES DE MISTERIO EN ALTA MAR

Tristeza y dudas por una marinera desaparecida en aguas del Atlántico Sur
La versión la brindó Raquel Hueche, hermana de Paola Anahí Pintos de 31 años, la mujer que se desempeñaba como camarera en el buque Gardel y que fuera declarada desaparecida mientras el navío navegaba en aguas del Atlántico Sur.
La familiar de la tripulante desaparecida comentó a un medio radial de la ciudad de Puerto Madryn que durante el fin de semana “viajaron a la ciudad de Río Gallegos, la madre, una de las hermanas y el cuñado, para prestar declaración en la causa” iniciada ante la Justicia Federal para investigar lo sucedido.
Según Raquel Hueche, “la versión de la tripulación es que Paola se tiró del barco, pero eso es imposible. Hay muchas cosas raras, ya que días antes de que ocurriera este incidente había avisado a su cuñado, a través de mensajes de texto enviados por celular, que estaba amenazada por dos compañeras del mismo barco. Había dado los nombres y apellidos de esas mujeres”.
Las mujeres que supuestamente la tenían bajo amenaza “tenían la misma ocupación que ella, camareras, y supuestamente era porque trabajaba demasiado. Donde la mandaban iba y lo que tuviera que hacer lo cumplía. Aparentemente ese era el problema, ya que a ella, en esta, que era su segunda navegación en el barco, ya había conseguido que la ascendieran una categoría” y a las otras dos no.
Además de la información de las amenazas previas, otro de los elementos que convence a sus familiares respecto a que no le resulta creíble la versión de que se tiró por sus propios medios al agua es porque “estuvo un año realizando el curso de marinera, su proyecto de vida era navegar, había ascendido y tenía cinco hijas en Puerto Madryn. Estaba muy contenta y tenía como meta comprar la casa para tener a sus cinco hijas con ella”.

diario Tiempo Sur