EL ORDEN DIGITAL

martes, 18 de noviembre de 2008

ROBERTO FERNANDEZ INSISTE CON LA DECLARACION DE EMERGENCIA AGROPECUARIA

Diputado advierte "compra especulativa" de campos
Según el legislador de Puerto Deseado, Roberto Fernández las adquisiciones de tierras ocurren en los alrededores de las ciudades de esta franja norte o cerca de la costa, y serían por “especulación relacionadas con la producción petrolera”.
El diputado de Puerto Deseado, Roberto Fernández, es el autor del proyecto de emergencia agropecuaria que posibilitará (si el Gobernador firma el decreto) que los productores ovinos del departamento de Deseado, puedan hacer frente a la sequía que desde haces meses acusa a dicha región, sumado a la caída del precio de lana producto de la crisis financiera.
En este contexto, el Legislador observó con inquietud la creciente “compra especulativa de campos” en los alrededores de las ciudades de esta franja norte o cerca de la costa. “Vienen capitalistas de otros lugares y se adueñan de grandes superficies, nada más que para tenerlos, porque observás que de producción cero”. Fernández “sospechó” que esa adquisición de campos tiene que ver, tal vez, con “especulaciones” relacionadas a la producción petrolera.

Perdidas
Por otra parte, el Diputado informó que en relación a la esquila del año pasado, se ha perdido un 30 % en la cantidad de kilogramos, según lo que cuentan los productores zonales; y en corderos “no va a pasar de un 20 ó un 30 por ciento de parición” de lo que había sucedido en el período anterior. “Amén de la situación que estamos viviendo ahora, con el viento y la sequía que persiste”, comentó.
Destacó que la capacidad forrajera es menor, como consecuencia de los últimos fenómenos climáticos y la desertización, cuyo proceso paulatino continúa desde hace varias décadas.
En este departamento de la zona norte santacruceña, hay cerca de 300 productores, la mayoría son pequeños o medianos. “Son muy pocos los ganaderos con 10 mil ó 12 mil animales, los demás poseen poco más o poco menos de 3 mil animales”, detalló.
Agregó que “los valores internacionales de la lana cayeron alrededor de un 40 por ciento, ya que el precio no creo que pase de 1,80 dólares”. Y los costos son más notables porque la esquila “se pagó en 3 pesos o 3,50 pesos el año pasado”, y ahora se vaticina un monto de 6 pesos.

diario Tiempo Sur