EL ORDEN DIGITAL

jueves, 27 de noviembre de 2008

COLUMNA DE OPINION/ Papeles sueltos

papeles sueltos

QUIEN DIJO
¿Quién dijo que todo está perdido? Quedan muchos gestos dignos, pero no tienen rating. Nadie hace una cadena de mensajes de texto para decir que un muchacho, cuyo nombre se ignora, vio que Hernán Jara, no vidente, perdió unos billetes y se los reintegró de inmediato. No todo está perdido. No todo está podrido. Esto ya le sucedió varias veces a Hernán, patriarca de los canillitas de EL ORDEN y distribuidor de muchos premios del Telebingo. Es bueno que se diga. Es bueno que sepamos y divulguemos y multipliquemos los pequeños gestos de honestidad. Y que se los inculquemos a nuestros jóvenes.

SECA PERO SECA SECA
Una plaza seca
hay en nuestro pueblo
una plaza seca
sin ninguna flor
a sus creadores, Señor
¿qué les pasa?
¿odian el perfume?
¿odian el color?
La piedra desnuda
de tristeza agobia
no hay lugar siquiera
para ir con la novia
dan una tristeza
sus cementos grises
no tienen colores
no tienen matices.
Fue feo el baldío
que hubo en esa esquina
y es seca la plaza
como una banquina.
Una plaza seca
más que el dique seco
una plaza seca
sin ninguna flor.
(Poema seco, plagiado de «Setenta balcones y ninguna flor», de Baldomero Fernández Moreno)

VACACIONES
La alegría de las esperadas vacaciones se torna, para muchos padres, en un temido fantasma. ¿Qué hacer con los chicos durante casi dos meses y medio, si los adultos tenemos que seguir trabajando? Un altísimo porcentaje de las familias que viven en Deseado se quedan durante el verano en la localidad. Este año, crisis general mediante, serán mucho más. Centenares de chicos y jóvenes vagando a la deriva pueden causar y causarse problemas varios: Habrá que ver qué estrategias preventivas se aplican desde nuestros clubes, instituciones, escuelas deportivas, generadores de actividades culturales y sociales.

MONEDAS
Creíamos que las monedas estaban en poder de gente que las juntaba para dilapilarlas alegremente en verano. Ahora nos dicen que en Buenos Aires hay una «mafia de las monedas», que las acaparan y las venden. ¿Será este el destino eterno e inevitable de los argentinos?
Mario dos Santos Lopes