EL ORDEN DIGITAL

martes, 21 de octubre de 2008

OSCAR RAIN, SECRETARIO DE COORDINACION, RECLAMA QUE SANCIONEN EL PRESUPUESTO

"El concejo deliberante debe sancionar el presupuesto municipal, no pueden tenerlo cuatro meses en comisión"
SECRETARIO MUNICIPAL DE PUERTO DESEADO REBATE CONCEPTOS DE CONCEJALES

El secretario de coordinación general de la municipalidad de Puerto Deseado, Oscar Rain, sostuvo que el problema suscitado con el concejo deliberante "es más administrativo que político", recordando que "la municipalidad se vio en la obligación de prorrogar el presupuesto 2007 mientras la provincia no tuvo aprobado su presupuesto".
"En octubre hay muchas partidas que ya han sido ejecutadas, y la partida sueldos ya está agotada... el mes pasado, al no tener dinero en la partida de sueldos, el intendente tuvo que tomar la determinación de pagar los sueldos y el contador municipal tuvo que hacer una observación para que el Tribunal de Cuentas, que es el órgano fiscalizador, debe estar en conocimiento, ya que es el que sanciona eventualmente a los responsables, que son el contador, el tesorero y el intendente", explicó Rain.
En declaraciones al programa "Deseado Revista", el funcionario enfatizó que "no estamos pidiendo que aprueben el presupuesto, sino que lo traten, porque el presupuesto no puede estar un mes en comisión". "El legislativo tiene la obligación de sancionarlo, con modificaciones o no; eso es lo que dice la ley; no pueden tenerlo cuatro meses en tratamiento en comisión", cuestionó.

DIFERENCIAS POR CANTIDAD DE EMPLEADOS MUNICIPALES
Con respecto a los pedidos de informes que según los concejales no fueron respondidos, Rain dijo que "cuando se habla de la cantidad de empleados del municipio, con nombres y funciones, no tiene nada que ver con el presupuesto... el presupuesto trae el número total de gente que trabaja". "Nosotros mandamos mes a mes la cantidad de empleados que trabajan al Tribunal de Cuentas", afirmó el secretario, revelando que "en este momento tenemos novecientos sesenta y un empleados". A esta altura el conductor del ciclo radial le recordó los dichos de la concejal Lidia Gallardo, quien había aseverado que "en el 2007 había 653, 828 al 21 de diciembre del 2007 y 880 el 6 de agosto". "Nunca hubo ochocientos... no sé cómo interpretan el presupuesto: nosotros tenemos personal de planta permanente, contratados de horas cátedra y de funcionamiento, los famosos PEM que todavía quedan 110 y ayudas financieras rotativas", sostuvo Rain, señalando que "no hemos aumentado... al contrario, en algún punto hemos disminuido en algún punto la cantidad de gente que teníamos en diciembre".
"No entendemos por qué se le da tantas vueltas al tema", insistió Rain, señalando que los concejales "están mezclando las cosas", en referencia al pedido de informes sobre la construcción de una plaza seca presentado hace unos meses por la edil Eugenia Velasquez. "Los decretos de aprobación de la plaza seca, de los convenios y todo lo demás fue enviado en su momento al concejo deliberante", comentó.

EL CONCEJO DEBE CONTROLAR
El cuerpo deliberativo había emitido una resolución ordenando paralizar las obras de la nueva plaza, pero el departamento ejecutivo continuó con su construcción. En este sentido el secretario de coordinación general manifestó que "hay que ver cuál es la función de cada uno; nosotros no modificamos ni cuestionamos el presupuesto del concejo deliberante" y agregó que "la municipalidad la maneja el intendente, no el concejo... es como si mañana el intendente manda a pedir un informe sobre un empleado que trabaja en el concejo... eso es resorte del presidente del concejo". "Hay momentos en que se mezclan mucho las cosas, hay como una histeria de cosas que pasan y se dicen, pero lo cierto es que hay una ejecución presupuestaria para que el concejo deliberante controle cómo se ejecutó la plata", subrayó.
Oscar Rain recordó que "estuve ocho años en el Concejo Deliberante y he visto pasar cajones de documentación sin que nadie los controle... si alguien quiere ejercer un control, lo que hay que hacer es sentarse, quemarse las pestañas y controlar la documentación, boleta por boleta, las licitaciones y todo lo que se envía al Tribunal de Cuentas para su revisación, que es un proceso muy lento".