EL ORDEN DIGITAL

jueves, 11 de septiembre de 2008

DIPUTADAS RECLAMAN EL CUPO FEMENINO EN SANTA CRUZ

La autora del proyecto es Ana María Urricelqui, que pide que haya al menos un 33 por ciento de mujeres en las listas de candidatos a cargos electivos. Para eso hay que modificar la Ley Electoral provincial.
Que la presencia de mujeres en las listas electorales de Santa Cruz tenga un sustento legal y concreto, eso es lo que pretende la diputada provincial Ana María Urricelqui con el más reciente proyecto por el cual está trabajando, junto a otras dos legisladoras -también del justicialismo-, Nancy Hernández de Río Turbio y Miriam Aguiar de Río Gallegos.
Deslindó que debería implementarse el cupo femenino en las listas así: "un mínimo del 33 % de mujeres de entre todos los candidatos a elegir, debiendo intercalarse cada dos candidatos de igual sexo, uno de distinto sexo, desde un primer lugar a último, en orden numérico de las candidatas titulares y suplentes". Así lo presentó ante la Legislatura provincial y por estos días está analizándose en la Comisión de Legislación General.
Recordó que en esta provincia "pasaron muchos años desde lo que fue el derecho al voto femenino, fue el 23 de septiembre de 1947 cuando se sanciona esa ley impulsada por Eva Duarte de Perón". Y de allí, "pasaron 44 años, para que recién en 1991 se lograra el cupo femenino para los cargos legislativos, que instaura el 30 por ciento".

LA SITUACION EN DESEADO
Cabe acotar que la militancia femenina en Deseado ha logrado superar con creces el cupo que quiere institucionalizar la diputada Urricelqui. Si bien queda claro que su intención es transformar en ley la inserción de la mujer en lugares importantes de la política, podemos destacar que el Concejo Deliberante de Puerto Deseado hoy cuenta con un sesenta por ciento de mujeres. Myriam Alonso, Eugenia Velasquez y Lidia Gallardo -las tres por distintas fracciones del justicialismo- han logrado duplicar el cupo establecido, dejando en minoría a los dos únicos varones que integran el cuerpo deliberativo.